Lizardo Martell Cárdenes era también un apasionado de la naturaleza. / C7

Muere el empresario Lizardo Martell, ejemplo de compromiso con la sociedad

Hizo de Ahemon y Vidrieras referentes en la industria y batalló para hacer posible el nacimiento y proyección de la ULPGC

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria.

El mundo de la empresa en Canarias, y en particular en Gran Canaria, está de luto. Este domingo falleció en Gran Canaria el empresario Lizardo Martell Cárdenes (1935).

En su trayectoria empresarial sobresalen hitos como convertir a Ahemon y Vidrieras Canarias en referentes de la actividad industrial. Fue integrante asimismo del Círculo de Empresarios de Gran Canaria y junto con otros inversores participó en el nacimiento del grupo turístico Cordial, todo un ejemplo de diversificación, demostrando cómo el turismo gana en músculo y calidad con la aportación de empresarios de otros sectores.

Como hombre comprometido con la sociedad que lo rodeaba, Lizardo Martell jugó un papel muy activo como impulsor de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC). Batalló como pocos junto a Francisco Rubio Royo y un puñado de hombres y mujeres para que Gran Canaria tuviese su universidad.

Durante su etapa como rector de la ULPGC, José Regidor entregó a Lizardo Martell la medalla de la Universidad. Este domingo, Regidor señalaba que tuvo una estrecha relación con el fallecido, del que dijo que «fue una persona con la que me entendía siempre. Tenía una educación y una forma de discutir desde la elegancia y la serenidad. Como empresario, tenía muy claro el papel que debía jugar en el Consejo Social de la ULPGC»

Regidor recordaba que, siendo estudiante de Bachillerato, «hacía un periódico juvenil en el instituto y fui a hablar con Lizardo para ver si nos lo financiaba. Desde aquella época siempre tuve relación con él. Le tenía especial aprecio y él me lo tenía. Guardo recuerdos extraordinarios del tiempo que compartí con él».

Lizardo Martell recibió de manos de Regidor la medalla de la ULPGC. / C7

La noticia del fallecimiento de Lizardo Martell llenó de pesar el mundo empresarial. El presidente de la Confederación Canaria de Empresarios, Agustín Manrique de Lara, señaló: «Lo mejor que podemos decir de Lizardo es que no se ha ido porque su legado continúa. Fue un grandísimo grancanario, referente de la sociedad civil y de los empresarios».

«Mantendremos vivos sus valores, su sentido de la amistad, su capacidad de esfuerzo y sacrificio, su arte para encontrar el consenso, y su compromiso con toda la sociedad», agregó Manrique de Lara.

Por su parte, Mario Romero, también empresario e integrante del Círculo, señaló que Lizardo Martell «no sólo ha sido un referente empresarial al que todos los canarios le debemos una gratitud impagable. Junto a grandes empresarios como Antonio Vega, Domingo González, y otros muchos, supo tener una visión de futuro del camino a seguir para conseguir situar a Canarias en una posición de desarrollo social importante, emprendiendo iniciativas empresariales en diferentes sectores, propiciando un empleo de calidad en diferentes sectores, fundamentalmente en el industrial, y posteriormente el turístico». Entre sus cualidades Mario Romero Mur destacó la de ser capaz de «aunar e ilusionar a muchos empresarios que le acompañaban en sus proyectos. Figura imprescindible en la creación e impulso del Círculo de Empresarios de Gran Canaria, sus brillantes aportaciones y su capacidad de análisis son motivo de comentario y recuerdo en nuestras habituales reuniones. Ha sido un hombre de honor, conciliador y de diálogo permanente. Para mí personalmente, un gran maestro y un punto de apoyo fundamental en mi carrera empresarial. Su pérdida es una enorme tristeza».

Defensor del REF

Otra persona que conoció y trató con intensidad a Lizardo Martell fue José Miguel Bravo de Laguna, consejero y expresidente del Cabildo, fundador de Unidos por Gran Canaria, y abogado. «Tuve durante años», recordó anoche Bravo de Laguna, «especial relación con el grupo industrial, uno de cuyos representantes más valiosos e inteligentes era Lizardo Martel , defensor siempre de nuestro REF y de todo lo canario, lo que compatibilizaba siempre con una correcta defensa de Gran Canaria y del equilibrio regional . Creo, de corazón, que el mundo empresarial y toda la sociedad grancanaria sufre una gran pérdida con su fallecimiento».

También desde las filas de la política, el líder de Coalición Canaria en Gran Canaria, Pablo Rodríguez, escribió en su cuenta de Twitter: «Ha fallecido Lizardo Martell, fundador de Ahemon, un industrial comprometido con su tierra, un gran 'centrocampista' como él mismo se autodenominaba. Mi más sentido pésame a sus familiares y amistades».

La capilla ardiente con los restos mortales de Lizardo Martell quedó instalada en el tanatorio San Miguel, en Las Torres, en la capital grancanaria, donde este lunes, a las 19.30 horas, se procederá a la incineración de sus restos mortales.

En 2011 le entregaron la Cruz del Mérito Militar. / C7

Entereza ante la enfermedad y la gran lección del paso «del vivir al sobrevivir»

En 2004 Lizardo Martell recibió la noticia de que padecía párkinson y lo afrontó con entereza. La misma que había puesto en los proyectos empresariales y sociales que tanto tiempo le ocuparon en vida. Lo demostró desde el primer momento, con aquellas caminatas que hacía en Las Canteras mientras escuchaba marchas militares: «Camino con música militar porque te hace bracear», explicaba en un reportaje publicado por este periódico en 2009 y firmado por Ángeles Arencibia con motivo de la entrega de la medalla de oro de la ULPGC en la ceremonia de apertura de curso. En aquel acto, Martell habló de una etapa que es «el paso del vivir al solo sobrevivir». «Yo estaba en proceso de recuperación y esto (la medalla) lo ha consolidado».

«La lucha por la universidad llevaba años, pero en 1983 Fernando Giménez, presidente del Cabildo, convocó una reunión para decir que había que crear algo con entidad propia que reuniera a los que nos estábamos moviendo por libre». Le ofrecieron la presidencia de la Fundación Universitaria. Él declinó la oferta, propuso a Juan Díaz y se ofreció como vicepresidente.

Decía en 2009 Lizardo Martell que siempre le ha tocado «jugar en el centro del campo y subir los balones», porque no le gusta el protagonismo.

Contaba que tuvo conversaciones con el presidente Fernando Fernández para ir «a la descentralización de verdad. Pero, como no caminaba, rompimos las negociaciones y fuimos a la independencia total».

CANARIAS7 deja constancia expresa de su más sentido pésame y traslada las condolencias a familiares y seres queridos de Lizardo Martell.

Se ha ido un gran empresario, un gran empresario y un grancanario de pro. Descanse en paz.