Guaguas de transporte de turistas en el aeropuerto grancanario. / A. SUÁREZ

Un motor económico que vuelve a ser palanca para activar el mercado laboral

Canarias se encuentra entre las autonomías con mejor evolución del empleo en el sector. A nivel nacional ofrece el mejor balance histórico en afiliados

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria.

El sector turístico español cerró octubre con 2.543.749 afiliados a la Seguridad Social, el mejor dato de toda la serie histórica para este mes, y que representa además un incremento del 6,4 % con respecto a un año antes, según los datos difundidos la pasada semana por Turespaña.

Además, el empleo en el sector superó en octubre la cifra que se registraba en 2019, antes del estallido de la pandemia de coronavirus, al contabilizar 109.668 trabajadores más.

Con este nuevo incremento, el empleo turístico encadena 17 meses consecutivos de ascensos.

En concreto, los afiliados en actividades turísticas aumentaron en 152.740 trabajadores respecto a hace un año hasta representar el 12,6% del total en la economía nacional.

La variación fue positiva en todas las ramas turísticas: en la hostelería el incremento fue de 85.647 afiliados (53.997 en los servicios de comidas y bebidas y 31.650 en los servicios de alojamiento); las agencias de viajes registraron 4.794 nuevas altas, mientras que en el grupo de otras actividades turísticas el aumento alcanzó los 62.299 trabajadores.

Con todo ello, la cifra de asalariados en el sector, que representa el 80,7% del total, también creció un 8% respecto al mismo mes de 2021, mientras que el empleo autónomo se incrementó en un 0,2%.

Por comunidades autónomas, el empleo en el conjunto de la hostelería y las agencias de viajes/operadores turísticos aumentó en octubre en todas ellas a excepción de las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.

En cifras absolutas, los mayores crecimientos se dieron en Cataluña, Andalucía, Canarias, Comunidad de Madrid y Comunidad Valenciana.

Según indicó la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, uno de cada tres nuevos empleos en octubre se generó en el sector turístico, lo que demuestra la aportación decisiva de esta industria a la recuperación de la economía y del empleo en España.

Por otro lado, Canarias se posiciona como la avanzadilla del llamado turismo 'energético', protagonizado por residentes de países más fríos que elijan España también por ahorrar los cada vez más abultados costes de calefacción, una tendencia constatada por ejemplo por touroperadores británicos y que aumenta a ritmos de hasta el 60%.

Además de las islas Canarias, que han lanzado una campaña especifica para captar este tipo de turistas, otras comunidades como la valenciana perciben impulsos en estas nuevas formas de viajar, que podría beneficiar igualmente a otros países como Turquía o los del norte de África.

También desde el Gobierno detectan esta nueva tendencia, con un incremento de las reservas de larga duración (más de 22 días) de entre el 20 % y el 60 %, según datos ofrecidos esta semana en Londres por el secretario de Estado de Turismo, Fernando Valdés. Entre los países emisores, en Reino Unido (el principal origen de turistas internacionales hacia España) el touroperador Jet2holidays, que trabaja sobre todo con Canarias, señala que «sin duda» se están reservando estancias más largas.

Se trata de un turismo que se aloja mayoritariamente en apartamentos, en el caso de los británicos, y en propiedades más exclusivas entre los alemanes y nórdicos, y que, en todos los casos, exige tener buenas conexiones wifi. Para el socio responsable de Turismo y Ocio de KPMG, Luis Buzzi, estos nuevos modos de viajar, asociados al fenómeno de los nómadas, representan una oportunidad para el sector pero exigen repensar los actuales productos turísticos, las infraestructuras y los modelos de negocio para atraer este nicho de clientes potenciales. Es, a su juicio, una estupenda oportunidad para aprovechar los activos hoteleros y tratar de romper la fuerte estacionalidad del sector en España, lo que ocurre claramente en Baleares, donde sería preciso un reajuste en la conectividad aérea, que ve factible porque la infraestructura existe.