El secreto detrás de la precisión de las más de 30.000 piezas que componen un coche

Los maestros artesanos Takumi de Lexus cuentan, como mínimo, con un cuarto de siglo de experiencia, tras haber pasado miles de horas perfeccionando sus habilidades y aprendiendo a detectar hasta las imperfecciones más pequeñas

S. M. Madrid

Lexus hoy se vale de la más moderna tecnología para diseñar y fabricar sus vehículos, pero todo lo que hace sigue girando en torno a las personas. Confía en las habilidades de sus maestros Takumi para alcanzar las cotas más altas de calidad. El talento de estos entregados artesanos no tiene parangón, y son ellos quienes dirigen y forman a los hombres y mujeres que aportan una calidad muy especial a cada Lexus producido.

Por ejemplo, entre los 7.700 trabajadores de la planta de Lexus Miyata en Kyushu, Japón, solamente hay diecinueve Takumi. Cada uno cuenta, como mínimo, con un cuarto de siglo de experiencia, tras haber pasado miles de horas perfeccionando sus habilidades y aprendiendo a detectar hasta las imperfecciones más pequeñas. Cada uno se centra en un elemento en particular del proceso de fabricación de automóviles (fundición del motor, pintura y estampado de la carrocería, por nombrar algunos).

Los Takumi tienen la tarea de inspeccionar meticulosamente y garantizar, personalmente, de modo manual y visual, que las más de 30.000 piezas que componen cada vehículo estén montadas con precisión. De hecho, n o solo diseñan los procesos que mantienen las líneas funcionando sin problemas, sino que también son responsables de la formación de otros técnicos. Todos los miembros del equipo de la planta trabajan de manera continua para mejorar sus habilidades y alcanzar el nivel de Takumi.