Aplican la tecnología de los videojuegos a la fabricación de coches más seguros

El «el simulador de conducción definitivo» lleva un asiento móvil para el conductor, un volante con respuesta háptica y un visor de realidad virtual de altísima definición que haría las delicias del jugador más experimentado

A. NOGUEROL El Barco de Ávila

Gracias a la avanzada tecnología de Unity, la principal plataforma de desarrollo 3D en tiempo real, y al trabajo de los expertos en realidad virtual y mixta de la empresa finlandesa Varjo, es posible el llamado «simulador de conducción definitivo», un artilugio que hace posible simular la conducción de un vehículo real por una carretera real. Combina gráficos 3D de alta definición sumamente realistas, un visor de realidad aumentada y un traje completo Teslasuit que proporciona una respuesta háptica de un mundo virtual al tiempo que controla las reacciones físicas del conductor.

En realidad, este revolucionario simulador de realidad mixta de la compañía sueca Volco se utiliza para hacer grandes avances en seguridad y tecnología de conducción autónoma.

La configuración lleva un asiento móvil para el conductor, un volante con respuesta háptica y un visor de realidad virtual de altísima definición que haría las delicias del jugador más experimentado. Pero el simulador de Volvo Cars lleva el concepto a otro nivel, hasta el punto que resulta difícil distinguir entre realidad y simulación. Que es precisamente de lo que se trata.

Esta combinación de software y hardware permite a los ingenieros de Volvo Cars simular infinitas condiciones de tráfico en una pista de pruebas real utilizando un vehículo real pero en condiciones de seguridad absoluta. La valiosa información que se obtiene sobre la interacción entre personas y vehículos ayuda a los ingenieros a desarrollar nuevas funciones de seguridad, asistencia al conductor y conducción autónoma.

Los probadores pueden trabajar con funciones imaginarias de seguridad activa y asistencia al conductor , interfaces de usuario de conducción autónoma, futuros modelos de vehículos y muchas otras situaciones. El simulador se utiliza en pistas de prueba reales o en el laboratorio de ensayos y cada situación es totalmente personalizable. Las posibilidades son literalmente infinitas.

El año pasado Volvo Cars se convirtió, junto con Varjo, en el primer fabricante de vehículos que permite conducir un vehículo real mientras se utiliza un visor de realidad mixta. Ahora esta colaboración se ha ampliado con la incorporación de Unity y del fabricante de trajes hápticos completos Teslasuit.

Según Casper Wickman, principal responsable de Experiencia de usuario del Open Innovation Arena de Volvo y uno de los organizadores de la retransmisión en directo, esto ayuda a Volvo Cars estudiar las reacciones humanas en un entorno seguro y con un coste muy inferior al de una prueba real.

«Colaborar con grandes empresas como Varjo, Unity y Teslasuit nos ha permitido probar muchas situaciones con una sensación de absoluta realidad sin tener que construir ninguna estructura física», señala Casper Wickman. «Podemos hacer pruebas de conducción con vehículos reales en condiciones de tráfico que parecen completamente reales y que, sin embargo, pueden modificarse con solo pulsar un botón».

Cuando se desarrollan sistemas de seguridad para vehículos, como las tecnologías que ayudan a evitar colisiones, las pruebas son cruciales, pero probar estos sistemas en condiciones reales puede ser peligroso, exige mucho tiempo y es muy caro. Sin embargo, las simulaciones virtuales y de realidad mixta nos permiten hacer pruebas completamente seguras en entornos auténticos, sin necesidad de construir prototipos ni configurar escenarios complejos.