Mimar al turismo

La buena previsión turística para este año no quiere decir que en las islas todo esté hecho. El sector requiere de apoyo público para transformar algunas zonas de los destinos canarios. Los fondos Next Generation son una oportunidad que, según los empresarios, se está perdiendo

Silvia Fernández
SILVIA FERNÁNDEZ Las Palmas de Gran Canaria

El sector turístico estrena el 2023 con gran optimismo. Tras la pandemia se han desatado en todos los países unas ganas enormes de viajar a pesar de la coyuntura como se ha puesto en evidencia en la feria de turismo Fitur. Como planteaba esta semana la organización empresarial Exceltur, hay un «divorcio» evidente entre las perspectivas económicas y la incertidumbre reinante por el alza de costes, la inflación, la guerra y la subida de tipos de interés y la fuerte demanda de viajes pero, como al parecer, antes se dejan otras cosas el irse de viaje. Eso es muy bueno para España y por supuesto, para Canarias, donde el turismo es su motor económico y principal generador de empleo.

La buena marcha del turismo en 2022 ha provocado a nivel nacional que seis de cada diez euros del crecimiento económico el pasado año fueran aportados por el turismo. En el archipiélago la cifra será incluso superior.

Con estas cifras preocupa que no se esté mimando y cuidando del sector como se debiera desde la parte pública.

Los propios empresarios, como recoge el informe de Exceltur publicado esta semana, lamentan la oportunidad perdida con los fondos europeos Next Generation para poder transformar el sector. Como indican en el informe, el Gobierno se ha limitado a repartir estos fondos entre las comunidades autónomas y los ayuntamientos, que los han destinado a proyectos de escaso alcance como puede ser la instalación de farolas.

Al sector no se le ha consultado ni preguntado y los fondos no están llegando a aquellos destinos más maduros de sol y playa y que necesitan una reconversión. Exceltur pone como ejemplo las asignaciones recibidas por los 20 principales destinos turísticos de España y con mayor capacidad alojativa. Entre ellos hay cinco canarios: San Bartolomé, Adeje, Pájara, Arona y Yaiza. Cada uno de ellos ha recibido 600.000 euros para el período 2021-2022, unas cifras que son realmente irrisorias.

Aún hay fondos por llegar y el Gobierno de Canarias debería revisar junto al sector qué es lo prioritario y dónde hace falta invertir ese dinero para que no sea dinero tirado a la basura. Aunque la inercia turística vaya bien para este 2023 ésta no va a durar para siempre.