Interior de la Bolsa de Madrid. / efe

El Ibex afloja en el rebote por debajo de los 8.500 puntos

El selectivo recupera un 0,6% tras el desplome del viernes ante las dudas sobre el impacto de la variante ómicron

Clara Alba
CLARA ALBA

El fuerte rebote que se esperaba en los mercados tras el susto del viernes, con un desplome de casi el 5% para el Ibex-35, se ha quedado en un espejismo. El selectivo español recupera un limitado 0,6% al cierre de este lunes y se queda por debajo de los 8.500 puntos que sí lograba superar al inicio de la sesión.

Parece así que, al menos de momento, la prudencia ante la nueva variante del coronavirus y su impacto en la recuperación económica pesa más que la oportunidad que muchos podrían ver en los desplomes del viernes para entrar en el mercado. «La reacción de algunos gobiernos occidentales, rozando en algunos casos el histerismo, ha penalizado con fuerza la confianza de los inversores, que siempre se muestran más preocupados por lo que puedan hacer las autoridades que por la propia variante del virus por sí misma», indican los analistas de Link Securities.

Dentro del Ibex-35, las mayores pérdidas las presentan ACS (+2,47%), Fluidra (+2,43%), Amadeus (+2,36%), Solaria (+2,29%), Repsol (+2,1%), Naturgy (+1,9%), Inditex (+1,47%) y Telefónica (+1,34%). Pero el giro bajista de los valores turísticos tras conocerse que ya se ha detectado un caso por la variante ómicron en Madrid ha impedido mayores avances para el selectivo. Grifols ha liderado las pérdidas con caídas del 2,53%, pero Meliá (-1,92%) o IAG (-0,03%) también han terminado en negativo.

El signo también ha sido dispar en el sector bancario, otro de los más golpeados el pasado viernes. Frente a las ligeras subidas de Sabadell, CaixaBank y Santander, apoyados en el repunte de los rendimientos de los bonos, BBVA vuelve a quedarse atrás con una caída del 0,9% al cierre de la sesión.

«Para ver si este intento de recuperación se consolida, habrá que seguir muy de cerca a nuevas variante del virus y, sobre todo,las decisiones que vayan anunciado las distintas autoridades para combatirla», advierten los expertos. El riesgo en este caso, apuntan, es que los políticos opten por «curarse en salud» y decidan poner la venda antes de que se produzca la herida, provocando caídas innecesarias en valores relacionados con el ocio o el turismo.

Incertidumbre

El mercado no termina así de recuperar el pulso tras una semana que también estuvo marcada por un menor volumen de negociación, con Wall Street cerrado el jueves por festivo y el viernes abriendo solo a media sesión por la celebración del BlackFriday. Este lunes, los inversores han acogido el denominado Ciber Monday, en el que los descuentos llegan a las principales marcas tecnológicas par aprovechar el tirón de las compras navideñas.

Los datos adelantados de la inflación de noviembre en Europa también han centrado la atención de la jornada, con el IPC en España repuntando al 5,6% desde el 5,4% de octubre. Y no solo tira del dato los precios de la electricidad. La alimentación se suma a la presión alcista del indicador.

Con este telón de fondo, el mercado de materias primas sí ha reaccionado de una forma más contundente al alza, a la espera de la importante reunión de la OPEP del próximo jueves. El barril de tipo Brent, de referencia en Europa, recupera un 4% por encima de los 74 dólares, mientras que el estadounidense West Texas se acerca a los 71 dólares.