efe

El Ibex sucumbe a las pérdidas en la cuádruple hora bruja

El selectivo se deja un 1,25% y pierde los 8.000 puntos en una sesión de fuerte volatilidad y miedo al impacto de la subida de tipos en la recuperación económica

Clara Alba
CLARA ALBA Madrid

La cautela vuelve a las Bolsas europeas y el color rojo se impueso el viernes en las principales plazas del Viejo Continente, en una sesión marcada por la denominada cuádruple hora bruja, como se denomina al vencimiento de futuros y opciones sobre acciones e índices. Un acontecimiento que suele elevar los volúmenes de contratación y la volatilidad en el mercado.

El Ibex-35 se dejó finalmente un 1,2% y se despidió de los 8.000 puntos, con apenas doce valores en positivo, liderados por la subida de más del 5% de Indra, tras anunciar que ya ha seleccionado a los que serán sus seis consejeros independientes.

La banca, que el jueves registró fuertes subidas, fue uno de los principales lastres en la última sesión de la semana, en la que los inversores volvieron a sentir la incertidumbre sobre cómo afectará la política agresiva de los bancos centrales a la recuperación económica. Sin embargo, lideraron las pérdidas de la sesión Cellnex (-5%), Sabadell (-3,77%), Naturgy (-3,14%), Repsol (-3%), Aena (-2,99%) e IAG (-2,96%).

El mercado parece estar asumiendo el mantra de que las buenas noticias económicas son malas para las Bolsas, al suponer el apoyo que necesistan los organismos monetarios para seguir subiendo los tipos de interés. Es lo que ha ocurrido en Wall Street, con pérdidas notables tras conocerse datos como las peticiones iniciales de subsidios de desempleo o las ventas minoristas, que han sorprendido positivamente a los analistas.

Los analistas de Link Securities indican que «las últimas cifras macro publicadas en EEUU, entre ellas las del IPC de agosto, han provocado una revisión al alza de las expectativas de muchos inversores sobre hasta dónde subirá sus tipos de interés oficiales la Fed». Expectativas que ahora están más cerca del 4,5% que del 4% de hace solo una semana.

Este hecho ha provocado que los rendimientos de los bonos del Tesoro a corto plazo, concretamente el del bono con vencimiento a 2 años, haya experimentado un fuerte repunte en los últimos días, que lo ha situado a su nivel más elevado desde 2007.

«De hecho, está siendo este repunte de los rendimientos de los bonos lo que más daño está haciendo a la renta variable occidental en las últimas sesiones, especialmente a los valores de crecimiento, como los tecnológicos, cuyas valoraciones teóricas sufren mucho cuando se disparan al alza los tipos de interés», insisten los expertos.

El Ethereum prolonga las caídas

Los inversores también están siguiendo muy de cerca el comportamiento del mercado de criptoactivos, después de que Etherum completase este jueves con éxito su 'fusión' ( The Merge). El ether, la moneda virtual que sostiene esta plataforma, se desplomó un 10% tras este movimiento por el que se ha producido la actualización de la red a través de mejoras tecnológicas. Y este viernes prolongaba la caída otro 3%.

En términos técnicos, el cambio consistirá en una actualización que transforme la plataforma de su modelo de recompensas de poder computacional o prueba de trabajo (Proof of Work) a otro de prueba de participación (Proof of Stake), al considerar que este último es más eficiente y requiere de menor consumo energético para verificar las transacciones en la red. Entre otras cosas, porque desaparece la figura del 'minero'.