Interior de la Bolsa de Madrid. / efe

El Ibex aguanta la presión bajista por encima de los 8.200 puntos

El selectivo cierra plano una jornada marcada por las caídas en otras bolsas europeas y Wall Street

COLPISA Madrid

La Bolsa española salvó la sesión del lunes con un cierre prácticamente plano y por encima de los 8.200 puntos, frente a las pérdidas más notables en otros parqués europeos, que siguieron el giro bajista de Wall Street tras el fuerte rebote del viernes.

El selectivo partirá el martes desde los 8.242 puntos, tras una sesión de transición a la espera de la reunión de la OPEP del próximo jueves y de las declaraciones que se desprendan del foro anual que el Banco Central Europeo (BCE) organiza hasta el miércoles en Sintra (Portugal).

El parqué nacional logró salvar así las tensiones llegadas de nuevo desde Rusia, donde el Gobierno ha dejado de cumplir con sus obligaciones financieras en el extranjero por primera vez en más de un siglo, después de que el domingo venciera el periodo de gracia de 30 días para que el Kremlin abonase los alrededor de 100 millones de dólares (95 millones de euros) en intereses de sus bonos cuyo pago estaba previsto contractualmente para el pasado 27 de mayo.

En este escenario, las mayores subidas del Ibex 35 las han presentado Grifols (+3,37%), PharmaMar (+2,97%), Arcelormittal (+2,64%), Indra (+2,55%), Rovi (+2,52%), Fluidra (+1,69%) y BBVA (+1,63%).

Por el contrario, en el terreno negativo han destacado Meliá (-3,08%), Sabadell (-2,63%), Bankinter (-1,52%), Ferrovial (-1,47%), ACS (-1,39%), Iberdrola (-1,32%), Merlin (-1,18%) y Acciona (-0,9%).

Otro de los grandes protagonistas de la jornada ha sido Ezentis, que ha regresado al parqué con un desplome de más del 24% tras el rechazo de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) al rescate de la compañía. En concreto, sus títulos han caído hasta los 0,085 euros, mínimo histórico que deja el valor de la compañía en menos de 40 millones de euros.

Mientras, en el mercado de materias primas el precio del barril de crudo Brent, de referencia en Europa, subía otro 1,5% hasta los 114,71 dólares, mientras que el West Texas estadounidense superaba los 107 dólares.