Paneles de la Bolsa de Madrid / EFE

El Ibex-35 salva el día, pese al positivo de Trump en covid-19

ACS termina la jornada con una subida del 25,85% después de la oferta que Vinci le ha hecho por Cobra

Cristina Vallejo
CRISTINA VALLEJO Madrid

No tenía buena pinta el día desde que antes de la apertura de las Bolsas trascendió que Donald Trump había dado positivo en covid-19. El Ibex-35 dio sus primeros cambios con caídas de más de un punto porcentual. Pero al cierre salvó la sesión con una subida del 0,35%, para dar un último cambio en los 6.754,50 puntos.

El resultado de esta última sesión ha contribuido con el cierre al alza de esta última semana, en la que ha sumado un 1,9%, después de cuatro semanas seguidas a la baja.

En el resto del Viejo Continente, el cierre de la jornada de este viernes fue mixto. Así, el Dax alemán bajó un 0,33% y el PSI-20 de Lisboa retrocedió cerca de medio punto porcentual. Mientras tanto, el Cac 40 francés terminó el día prácticamente plano. El mejor, el Ftse 100 británico, que se anotó un 0,39%.

La evolución de los mercados de renta variable europeos se vió condicionada por la noticia de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su esposa, Melania Trump, se han contagiado de coronavirus. Ello introduce un plus de incertidumbre para las elecciones presidenciales que tendrán lugar dentro de un mes. Según avanzan los analistas de Bankinter, que Trump haya dado positivo en covid-19 «traerá incertidumbre y volatilidad al mercado hasta su recuperación, en la antesala de las elecciones americanas». El próximo debate del presidente con Joe Biden está previsto para el 15 de octubre.

Stephanie Kelly, economista política de Aberdeen Standard Investments, comentaba a primera hora de la mañana que los debates se pondrían en duda, incluido el de los vicepresidentes, si es que Pence hubiera dado positivo. Kelly advertía de que la lista de posibles infectados es larga, aunque el más relevante para las elecciones es el candidato demócrata, Joe Biden, que también ha dado negativo en el test, según informa 'The New York Times'.

De acuerdo con Kelly, gran parte del impacto en los mercados dependerá de los síntomas de Trump y de cómo reaccione su base electoral, que es más escéptica acerca de la covid-19 que otras.

Más volatilidad por Trump

«El simbolismo de que el Presidente Trump dé positivo en las pruebas de coronavirus no pasará inadvertido para los mercados y los economistas. Con poca confianza en que las tasas de infección estén cayendo, una reacción podría ser que el comportamiento económico vuelva a ser más restrictivo. Podríamos tener que volver a centrarnos en los datos de movilidad de alta frecuencia para tener una pista de adónde van las economías en la carrera hacia el final del año. Igual de importante es la incertidumbre que trae a las elecciones de los Estados Unidos y todo lo demás que se deriva de eso», comenta, por su parte, Chriss Iggo, director de inversiones de AXA IM. A juicio de este experto, muchas cosas, desde las relaciones entre EE UU y China, la política fiscal postlectoral, el comercio, el progreso del cambio climático, hasta la cohesión social en Estados Unidos, dependen de cómo reaccione un hombre de 74 años al contraer un virus que se ha cobrado más de un millón de vidas en todo el mundo este año.

Además, a más corto plazo, de acuerdo con Esty Dwek, de Natixis IM, la prueba positiva de Trump es otra distracción que reduce las posibilidades de un acuerdo sobre la próxima fase de estímulo fiscal entre republicanos y demócratas.

En Wall Street, al cierre de la sesión europea, dominaban los números rojos. Así, el Nasdaq se dejaba más de un 2%, mientras que el S&P 500 bajaba alrededor de un 0,9% y el Dow Jones, un 0,55%.

El centro de atención, además de la enfermedad de Trump estaba también en el informe oficial de empleo del mes de septiembre en Estados Unidos. Y fue decepcionante. La economomía americana sumó 661.000 nuevos trabajadores el mes pasado, por debajo de los 875.000 que esperaba el consenso de analistas. Además, la cifra fue inferior a los 1,371 millones de nuevos empleos creados en agosto. Pero la tasa de paro cayó por quinto mes consecutivo, hasta el 7,9%, cuando se esperaba que se situara en el 8,2%, frente al 8,4% previo. La caída de la tasa de paro indica que 700.000 personas han tirado la toalla y han abandonado la fuerza de trabajo. El nivel de desempleo antes del estallido de la crisis del coronavirus era del 3,5%. Y marcó máximos en el 14,7% en mayo.

ACS se dispara

Las caídas del selectivo doméstico se vieron limitadas por la fuerte subida registrada por ACS, que se disparó un 25,85%, después de recibir ofertas de la francesa Vinci para comprar Cobra por unos 5.200 millones de euros. «Esta propuesta ha sido examinada por el consejo de administración de ACS, que ha decidido continuar las negociaciones», ha señalado la empresa que preside Florentino Pérez a la Comisión Nacional del Mercado de Valores a través de un hecho relevante.

A continuación, lejos, se colocó Grifols, que se anotó un 2,54%. PharmaMar avanzó más de dos puntos porcentuales también.

Ferrovial, Sabadell y Acciona ganaron más de un punto porcentual.

En rojo, IAG fue el peor, con un recorte del 2,28%. Después se situó Indra, que bajó un 2%. Después, más valores ligados al sector turístico: Amadeus retrocedió un 1,91%, mientras que Meliá se dejó un 1,62%. Enagás, Siemens Gamesa, Viscofán y CaixaBank también bajaron más de un punto porcentual.

En el mercado de deuda, la prima de riesgo de España se estrecha levemente, hasta situarse en los 76 puntos básicos. El tipo de cambio entre el euro y el dólar se mantiene en el entorno de 1,175 unidades.

En el mercado de materias primas, fuertes caídas para el petróleo. El barril de Brent, de referencia en Europa, bajaba un 2,6% al término de la sesión europea, hasta situarse por debajo de los 40 dólares. El barril de West Texas, de referencia en Estados Unidos, retrocedía un 3%, hasta los 37,5 dólares.

El oro, por su parte, bajaba un 0,35%, para lograr mantener los 1.900 dólares la onza.