La vicepresecretaria de política social del PP, Ana Pastor, critica la inacción del Gobierno. / Óscar Chamorro

Los máximos de la luz desatan un nuevo enfrentamiento entre Gobierno y oposición

El PP afea el silencio de Pedro Sánchez: «No es de recibo que el Gobierno esté de vacaciones mientras los precios se triplican»

Clara Alba
CLARA ALBA

Nuevo frente entre Gobierno y oposición a cuenta de la factura de la luz. La vicepresecretaria de política social del Partido Popular, Ana Pastor, ha lanzado este martes duras críticas al Ejecutivo coincidiendo con un nuevo máximos en los precios de la energía, que previsiblemente derivarán en el agosto más caro de la historia para los consumidores, después de un julio que ya marcó precios récord.

En una entrevista a Radio Nacional de España, Pastor ha señalado que «no es de recibo es que el Gobierno, los que no iban a dejar a nadie atrás, esté de vacaciones mientras los precios triplican». Desde la oposición llevan semanas afeando el silencio del Ejecutivo ante unos precios disparados.

Según cálculos de OCU, la factura para un hogar medio acogido a la tarifa regulada PVPC de enero a julio rondaría los 470 euros. En el mismo periodo del año anterior, la cifra fue de 381,28 euros. Es decir, más de un 23% más. Los 111,88 euros el MWh que marcarán los precios de la energía este martes implican un nuevo máximo histórico que supone triplicar los precios de hace justo un año, cuando se limitaba a 38,88 euros, según datos del operador del mercado eléctrico OMIE.

¿Escudo social?

Ante esta situación, la vicesecretaria de política social del PP se pregunta «dónde está el escudo social del Gobierno, cuando una de las partes más importantes del gasto de las familias es el recibo de la luz, y también de las empresas». «Me imagino que el presidente del Gobierno tendrá que decir algo si le preocupan los problemas de los españoles», ha insistido durante la entrevista.

La lluvia de críticas al Ejecutivo llegan desde todos los frentes del principal partido de la oposición. La vicesecretaria general del PP, Elvira Rodríguez, también ha criticado la inacción de Pedro Sánchez ante unos precios de la energía disparados. «La luz sigue subiendo y los futuros nos auguran que seguirá así por lo menos en los próximos seis meses y el gobierno sin decir ni palabra. En el fondo está cómodo con la situación, porque un precio imposible llevará a un menor consumo que es lo que les interesa. Puro cinismo», advierte en su cuenta de Twitter.

Consciente de que buena parte de la culpa de los elevados precios de la luz proviene del encarecimiento del gas y de los derechos de emisión del CO2, el portavoz de Economía del PP en el Congreso, Miguel Ángel Castellón, se ha mostrado contrario a intervenir el mercado, pero sí ha reclamado una reforma de los impuestos eléctricos ante la situación actual.

El portavoz popular, que también ha criticado que el Gobierno «se haya ido de vacaciones sin tomar medidas», asegura que su formación ya ha solicitado a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, y al presidente del Gobierno que acometa una rebaja de los impuestos ante esta «situación de emergencia para los ciudadanos».

Medidas

El pasado 21 de julio, el Congreso aprobó el real decreto ley que rebaja de forma temporal, hasta finales de año, del 21% al 10% el IVA aplicado en la factura eléctrica, además de suspender durante tres meses el impuesto del 7% a la generación que pagan las eléctricas.

La oposición, y también los socios de coalición de Unidas Podemos, han comenzado a presionar para que esta rebaja se torne en algo permanente. Sin embargo, todas las partes saben que esta rebaja impositiva no servirá para aliviar del todo el bolsillo del consumidor.

Con los precios disparados en los mercados mayoristas, el Ejecutivo aprovechó el último consejo de ministros antes de las vacaciones para sacar adelante el proyecto por el que se eliminan los denominados ' beneficios caídos del cielo' del sector. Una medida que sí puede ser algo más efectiva a la hora de rebajar los precios, pero que aún tiene que pasar por el Congreso, con lo que los usuarios no se beneficiarán en sus próximas facturas.

Con este telón de fondo, desde Unidas Podemos han reactivado también la presión para la creación de una empresa energética pública, que podría quedarse con la concesión de las hidroeléctricas cuyas concesiones caduquen, favoreciendo la instalación de renovables.