Las matriculaciones se desploman por falta de chips y precio del combustible

Las ventas de vehículos nuevos cayó un 30% en marzo, por debajo de las 60.000 unidades, sobre todo entre particulares

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMARERO Madrid

El pasado marzo se matricularon en España 59.967 turismos, lo que supone una reducción del 30% con respecto al mismo mes de 2021, en plena recuperación tras el parón por la pandemia. Las ventas cada vez están más lejos de recuperar cifras normalizadas y se colocan muy por debajo de los niveles de 2012, en plena crisis financiera, dejando al margen el dato de 2020 con el confinamiento.

«La falta de microchips sigue lastrando el mercado y las alquiladoras vuelve a ser el canal que más sufre dado que los fabricantes priorizan a sus concesionarios», apuntan desde Ancove. La organización también indica que «los altos precios de los carburantes han influido de forma muy decidida en las compras del mes pasado, especialmente en particulares».Si se compara con marzo de 2019 las matriculaciones de turismos sufren un descenso del 51%.

Por canales, los particulares compraron en marzo 26.941 coches (21,4% menos que en el mismo mes de 2021), las empresas 26.310 (16,8% menos) y las alquiladoras 6.716 turismos (-66,4%).

La situación que registra el mercado del automóvil queda también patente en las cifras del primer trimestre, periodo en el que se han vendido 164.531 unidades, lo que supone un 11,6% menos que en 2021 y un 48% por debajo del trimestre de 2019. Por canales, entre enero y marzo los particulares han adquirido 79.472 turismos, un 3,2% más que en 2021; las empresas 72.913, un 3,7% de caída, y las alquiladoras 12.146 coches, con un derrumbe del 64%.