Los bancos centrales piden al G-20 activar el crédito como salvavidas al coronavirus

Los responsables de los bancos centrales de los países que conforman el G-20 han remitido una carta a los responsables políticos de las economías más desarrolladas del mundo en la que les instan a «coordinar» sus esfuerzos para combatir las consecuencias económicas y financieras derivadas de la crisis del coronavirus.

JOSÉ MARÍA CAMARERO / MADRID

En la misiva, emitida por la Junta de Estabilidad Financiera (FSB), aconsejan un trabajo conjunto para «promover un sistema financiero global que respalde una fuerte recuperación».

Este llamamiento a la «unidad de acción», como lo definen los gobernadores de los bancos centrales -incluido el español-, lo realizan 24 horas antes del encuentro que mantendrán los presidentes o primerosministros del G-20 para afrontar esta situación tan compleja. Los bancos centrales apuntan que orientarán a las autoridades «sobre las formas de utilizar la flexibilidad existente integrada en los estándares internacionales, al tiempo que se preserva el apoyo colectivo» a esos estándares.

Mirando incluso más allá de la propia pandemia, cuando los países hayan conseguido controlarla, la carta también establece el trabajo continuo de políticas del FSB en varias áreas para «promover un sistema financiero global que respalde una fuerte recuperación» después de la pandemia. Esto incluye una mayor intermediación financiera no bancaria; el apoyo a una transición suave; aprovechar los beneficios de la innovación tecnológica; y promover pagos transfronterizos eficientes y resistentes.

La Junta de Estabilidad Financiera ha puesto sobre la mesa el «doble desafío» al que el sistema financiero global debe responder frente a la Covid-19: Lo que denominan como «una necesidad dramáticamente incrementada de crédito» en toda la economía global, para salvar este período de actividad altamente restringida. Y la propia incertidumbre sobre el valor de una amplia gama de activos, lo que «complica enormemente el funcionamiento de los mercados» y la intermediación de esta mayor necesidad crediticia.