Las ejecuciones hipotecarias caen un 50% en Canarias

José Miguel Pérez
JOSÉ MIGUEL PÉREZ

El número de ejecuciones hipotecarias sobre viviendas de personas físicas cayó durante 2019 un 50% en Canarias respecto al año anterior, hasta quedarse en 257, frente a las 519 registradas en 2018, según la estadística de ejecuciones hipotecarias publicada ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Se trata de al menos el quinto año consecutivo de caída, después de que en 2018, 2017, 2016 y 2015 bajaran un 35,04%, un 27,36%, un 39,69% y un 7,93%.

Solo en el último trimestre de 2019 también se redujo un 50%, hasta los 53, el número de estos procedimientos ejecutivos a través de los cuales se ordena la venta de un inmueble por incumplimiento del deudor del pago de la hipoteca.

En 2014 se llegó a la dramática cifra de 1.981 ejecuciones hipotecarias inscritas en los registros de la propiedad de las islas, lo que supuso una media de casi 500 procedimientos contra deudores particulares por trimestre.

En el conjunto de España, las ejecuciones hipotecarias sobre viviendas habituales se situó en 5.177 en 2019, cifra un 21,8% inferior a la de 2018.

De este modo, las ejecuciones hipotecarias sobre viviendas habituales encadenan cinco años de retrocesos después de que en 2018, 2017, 2016 y 2015 bajaran un 40,7%, un 48,3%, un 30,3% y un 12,6%, respectivamente.

Sólo en el cuarto trimestre de 2019 se registraron 1.380 ejecuciones hipotecarias sobre viviendas habituales, un 45,7% más que en el trimestre anterior, pero un 12,3% menos que en el cuarto trimestre de 2018.

Estadística recuerda que no todas las ejecuciones de hipoteca terminan con el lanzamiento (desahucio) de sus propietarios.

En 2019 se iniciaron 56.349 ejecuciones hipotecarias, un 2,9% más que en 2018. De ellas, 53.572 afectaron a fincas urbanas (donde se incluyen las viviendas) y 2.777 a fincas rústicas.

Las ejecuciones hipotecarias sobre fincas urbanas aumentaron un 2,8% en relación a 2018.