10/04/2018

El boom de la explotación turística de las viviendas está disparando los precios del alquiler en Canarias, lo que confirma la amenaza de una nueva burbuja inmobiliaria. Alquilar una vivienda en marzo en las islas costaba un 21,1% más que hace un año, según un informe de Pisos.com.

El piso tipo de alquiler en el archipiélago –de aproximadamente 94 metros cuadrados–, se alquiló en marzo por una renta media de 745 euros mensuales en las islas, lo que supuso un ascenso del 11,19% respecto al trimestre anterior. Se trata de la subida más importante de España, según el informe trimestral de precios de alquiler de la inmobiliaria www.pisos.com.

En el último año, el precio del alquiler se ha disparado, hasta aumentar un 21,14% respecto a marzo de 2017, lo que convierte a Canarias en la cuarta comunidad en la que más ha crecido. Las subidas han sido además «muy intensas» en las dos capitales canarias, coincidiendo con el auge del fenómeno del alquiler vacacional: en Las Palmas de Gran Canaria, los precios se han elevado un 15% en un año, hasta los 955 euros al mes; un repunte que se eleva al 17,7% en Santa Cruz de Tenerife, hasta los 765 euros.

La presión turística en las islas más orientales (Fuerteventura y Lanzarote) ha provocado que el alquiler de la vivienda crezca un 22,7% interanual en el conjunto de la provincia de Las Palmas –la tercera mayor subida provincial–, frente al también significativo 19,5% de subida en Santa Cruz de Tenerife (19,55%), una evolución que hace temer que una nueva burbuja está germinando en el archipiélago.

Con 908 euros de renta media mensual en marzo de 2018, Las Palmas fue la séptima provincia más cara para los inquilinos, y Santa Cruz de Tenerife, con 801 euros, la undécima.

Ferran Font, director de Estudios de Pisos.com, reconoce que «existe cierta preocupación sobre cómo se está comportando este mercado del alquiler y sus posibles consecuencias en un futuro cercano». Admite que «la discusión acerca de si se está generando o no una burbuja está muy viva, puesto que se han producido fuertes y rápidos incrementos en las mensualidades, al tiempo que la rentabilidad generada por la vivienda en alquiler se ha disparado».

El portavoz del portal inmobiliario entiende que esta situación está reforzando el «choque de intereses» entre arrendadores y arrendatarios: «Muchos inquilinos se han visto desplazados de su zona de interés por el auge del alquiler turístico. Y tanto inversores particulares como grandes fondos continúan con la mirada puesta en un negocio cada vez más beneficioso», concluye.