La patronal del turismo pide al Gobierno el cierre de los hoteles durante 3 meses

El presidente de la FEHT, José María Mañaricúa, asegura que es fundamental para preservar la salud de los trabajadores y los turistas. Asegura que es una «paradoja», en un momento de alerta sanitaria, que los establecimeintos sigan abiertos y recibiendo turistas. «El cierre permitirá reorganizar los negocios», apunta.

CANARIAS7 / LAS PALMAS DE GRAN CANARIA

La Federación del Empresas de Hostelería y Turismo de Las Palmas (FEHT) pidió al Gobierno de España que ordene el cierre de los hoteles al menos durante tres meses para poder proteger la salud de los trabajadores y reorganizar el sector de cara al futuro.

Así lo indicó el presidente de la patronal turística, José María Mañaricua, en unas declaraciones en las que mostró su sorpresa por el hecho de que el Ejecutivo no haya decretado el cierre de los recintos hoteleros, algo que también reclaman los sindicatos y los trabajadores. «Como consecuencia estamos abiertos -aseveró-, estamos recibiendo nuevos turistas y estamos dando los servicios normales de un hotel mientras no nos decreten el cierre, que es lo que necesitan los trabajadores para preservar su salud y la de sus familias».

En este sentido, hizo especial hincapié en que es «inexplicable» que sigan abiertos en un momento de alerta sanitaria, una «paradoja», que, aseveró, no entiende. «Necesitamos un cierre de hoteles como mínimo de tres meses, hasta el 1 de julio, para reorganizar nuestros negocios, así como la turoperación y las agencias de viajes», resaltó.

Mañaricua observó que si el Gobierno no ordena la clausura seguirán entrando turistas, por lo que reclamó al Estado que piense en la salud de los trabajadores que tienen que prestar un servicio a poca distancia de los clientes. «Un servicio de mesa -aseveró- no se puede hacer a un metro como alguien dice, en la hostelería el contacto es muy cercano».

Por su parte, el presidente de la FEHT apuntó que los empleados están acudiendo a sus puestos con cierta reticencia y que los establecimientos tienen contratos que deben cumplir mientras no se cierren los hoteles.

Ante la ausencia de cierre, no contemplado en el decreto aprobado este sábado en relación al estado de alarma en España, Mañaricúa ha tildado la situación de «incomprensible», ya que los hoteleros están «muy nerviosos» y los trabajadores «desesperados». «El turista que reservó hace cinco meses una habitación no se puede quedar en la calle, y menos aún en el aeropuerto, ya que esto no solo es inmoral e irresponsable, sino que supondría un problema de orden público y sanitario», subrayó.

En el caso de Mañaricúa, también director de Operaciones de Gloria Thalasso & Hotels, ha apuntado que hay «diferentes tasas de ocupación, desde un 40 a un 20 por ciento», pero que suponen «de 400 a 200 turistas en las instalaciones» y a los que hay que atender. Finalmente, advirtió del riesgo de que, una vez declarada la situación de alarma, los turistas que lleguen de destinos que tienen el mismo problema que España interactúen con los locales. «Hay que hacer un cierre ordenado», dijo.

Paradores ha anunciado que mantendrá cerrados todos sus establecimientos durante el estado de alarma decretado por el Gobierno y que todas las instalaciones quedan a disposición de las autoridades para uso médico o para cualquier otra necesidad derivada del estado de alerta. La decisión se ha adoptado en diálogo y con el pleno acuerdo de los representantes de los trabajadores. «Estamos ante un momento absolutamente excepcional y de extrema gravedad que nos obliga a velar por la salud de nuestros clientes y por la de todos los trabajadores de la compañía», afirmó el presidente de Paradores, Oscar Lopez. Los establecimientos no reciben clientes desde ayer. Las personas que están alojadas en este momento serán debidamente atendidas hasta que puedan regresar a sus lugares de origen. Los restaurantes y cafeterías de Paradores están cerrados desde el domingo 15 de marzo.