La economía canaria se «agripa» pero no se encuentra en recesión

27/06/2019

La Confederación Canaria de Empresarios (CCE) prevé que las islas crezcan un 2% en 2019 y 2020 y se siga creando empleo. Advierten: «Sin medidas adecuadas se podría volver a una crisis».

silvia fernández las palmas de gran canaria

La economía canaria ha iniciado 2019 con síntomas de debilidad. El consumo interno está muy débil y las exportaciones (entre ellas, de turismo) descienden, lo que apunta a que este año el crecimiento económico e las islas no tendrá el vigor de los ejercicios anteriores. Y esto tendrá su impacto en el empleo, con menor creación de puestos de trabajo.

«La economía canaria se ha agripado. Ha entrado en una desaceleración aunque no hablamos de recesión, al menos durante los próximos dos años», indicó ayer el secretario general de la Confederación Canaria de Empresarios (CCE), José Cristóbal García, en la rueda de prensa de presentación del informe anual. Según señaló, Canarias crecerá este año en torno a un 2% y ligeramente por debajo en 2020. «Seguimos creciendo y por encima de Europa», advirtió el presidente de la CCE, Agustín Manrique de Lara, quien apuntó que Canarias no era ajena a un contexto externo que está afectando a las economías de todo el mundo, como son el brexit y las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China.

El crecimiento previsto para Canarias en los próximos dos años permitirá mantener la creación de empleo. «Se seguirán generando puestos de trabajo aunque no con tanta fuerza», indicó García, quien en principio descartó destrucción de empleo en términos netos.

Así todo, tanto Manrique como García advirtieron de la necesidad de que tanto desde el Gobierno de España como el de Canarias tomen medidas que vayan en esa dirección y no contravengan la actividad económica. «Sin medidas adecuadas se podría volver a una crisis», advirtió el secretario general de la CCE. Conminó a los representantes políticos a remar en la buena dirección para evitar, en un contexto económico de debilidad, agravar la situación.

En este sentido, indicaron la necesidad de mantener la reforma laboral para conseguir que en situaciones adversas las empresas «en lugar de ir a cierres y despidos, se reorganicen y tengan flexibilidad interna que les permitan adaptarse y continuar», dijo García. «No estamos en el momento de poner piedras en el camino», señaló Manrique.

el gobierno, mala dirección. En su opinión, sin embargo, «se está haciendo todo lo contrario», y como ejemplo citó el aumento del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), el control horario «generador de tensiones» en el ámbito de la empresa, aumento de cuotas... «Nada de lo que se está haciendo va en la dirección en la que los expertos dicen que debes ir para afrontar una situación económica de desaceleración y que deben ser de impulso», manifestó.

En sus palabras, las medidas correctoras no pasan por subir impuestos. «Ese camino es equivocado y sin medidas adecuadas podríamos volver a entrar en una crisis», indicó.

La economía canaria ha iniciado 2019 con síntomas de debilidad. El consumo interno está muy débil y las exportaciones (entre ellas, de turismo) comienzan descienden, lo que apunta a que este año el crecimiento económico e las islas no tendrá la vigorosidad de los ejercicios anteriores. Y esto tendrá, su impacto en el empleo, con menor creación de puestos de trabajo.

«La economía canaria se ha agripado. Ha entrado en una desaceleración aunque no hablamos de recesión, al menos durante los próximos dos años», indicó ayer el secretario general de la Confederación Canaria de Empresarios (CCE), José Cristóbal García, en la rueda de prensa de presentación del informe anual. Según señaló, Canarias crecerá este año en torno a un 2% y ligeramente por debajo en 2020. «Seguimos creciendo y por encima de Europa», advirtió el presidente de la CCE, Agustín Manrique de Lara, quien apuntó que Canarias no era ajena a un contexto externo que está afectando a las economías de todo el mundo, como son el brexit y las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China.

El crecimiento previsto para Canarias en los próximos dos años permitirá mantener la creación de empleo. «Se seguirán generando puestos de trabajo aunque no con tanta fuerza», indicó García, quien en principio descartó destrucción de empleo en términos netos.

Así todo, tanto Manrique como García advirtieron de la necesidad de que tanto desde el Gobierno de España como el de Canarias tomen medidas que vayan en esa dirección y no contravengan la actividad económica. «Sin medidas adecuadas se podría volver a una crisis», advirtió el secretario general de la CCE. Conminó a los representantes políticos a remar en la buena dirección para evitar, en un contexto económico de debilidad, agravar la situación.

En este sentido, indicaron la necesidad de mantener la reforma laboral para conseguir que en situaciones adversas las empresas «en lugar de ir a cierres y despidos, se reorganicen y tengan flexibilidad interna que les permitan adaptarse y continuar», dijo García. «No estamos en el momento de poner piedras en el camino», señaló Manrique. En su opinión, sin embargo, «se está haciendo todo lo contrario», y como ejemplo citó el aumento del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), el control horario «generador de tensiones» en el ámbito de la empresa, aumento de cuotas... «Nada de lo que se está haciendo va en la dirección en la que los expertos dicen que debes ir para afrontar una situación económica de desaceleración y que deben ser de impulso», manifestó.

En sus palabras, las medidas correctoras no pasan por subir impuestos. «Ese camino es equivocado y sin medidas adecuadas podríamos volver a entrar en una crisis», indicó.

El desequilibrio insular se mantiene

El informe anual de la economía canaria de este año vuelve a confirmar la existencia de un desequilibrio entre las dos provincias canarias y las dos islas capitalinas en cuanto a inversiones y gasto del Gobierno de Canarias. Según consta en el informe, cuando la economía está en fase expansiva, es la provincia de Las Palmas la que más crece y la que mejores registro tiene en creación de empleo.

Sin embargo, cuando la economía se enfría y el crecimiento desciende la provincia de Las Palmas es la más afectada y sobre todo, la isla de Gran Canaria, tal y como sucedió en la última crisis. Sin embargo, Tenerife sale reforzada por el peso que tiene el sector público.

Según los datos de la CCE, entre los años 2007 y 2016 la isla de Tenerife recibió 4.213,6 millones de euros más de apoyo público que Gran Canaria, lo que suavizó el impacto de la crisis. Ante esta situación, tanto el presidente de la CCE, Agustín Manrique de Lara, como el secretario general, José Cristóbal García, se mostraron confiados en que el nuevo gobierno revierta esta situación. «Esperamos que haya más equilibrio en el gasto público», indicó García.

«Si hay problemas de crecimiento en otra isla el Gobierno debe ir a la compensación, al rescate del diferencial de crecimiento», manifestó Manrique.

Manrique: «El PSOE debe marcar el ritmo del pacto»

El presidente de la Confederación Canaria de Empresarios (CCE), Agustín Manrique de Lara, consideró ayer como medidas «que van contra alguien» las propuestas o «globos sonda» que se han divulgado en los últimos días y que supuestamente aplicará el nuevo Gobierno de Canarias, formado por PSOE, NC, Podemos y ASG.

En su opinión, lo más prudente es esperar para ver si finalmente se produce la subida de impuestos, la modificación de la Ley del Suelo, la aplicación de una renta básica o la implantación de una tasa turística, que son algunas de las propuestas que han trascendido y que, según calificó, son «antisociales» porque van contra la actividad económica y el empleo.

«Creo que es mejor esperar. Nosotros lo que tenemos es el compromiso del PSOE, un partido responsable en el que confiamos, con amplísima experiencia de gobierno y con el que queremos una interlocución como la que hemos tenido con el gobierno anterior y ellos se han comprometido a unas medidas que poco tienen que ver con los globos sonda que se han lanzado los últimos días», indicó el presidente de la CCE.

Manrique fue, incluso un paso más allá, y consideró que debe ser el PSOE quien tiene que «marcar el ritmo» e imponer sus criterios en el nuevo gobierno, al tener 25 de los 36 diputados que han sido necesarios para conseguir una mayoría en el Parlamento de Canarias. «No hemos oído lo suficiente al PSOE que es quien debe marcar el ritmo al tener más diputados. El PSOE es un partido moderado y responsable y es quien debe tomar la iniciativa y la palabra en los próximos días», indicó Manrique.

En este sentido y centrado en la implantación de una tasa turística, Manrique recordó una reunión mantenida con el PSOE antes de las elecciones y en la que el líder socialista, Ángel Víctor Torres, y el secretario insular, Chano Franquis, se mostraron contrarios a este impuesto. «Esto no parece que haya salido del PSOE que no compartía esta tasa turística», dijo. Para Manrique y el secretario general de la patronal, José Cristóbal García, ya existe un IGIC que grava «y mucho» al sector turístico.