La compra de viviendas, en mínimos históricos en Canarias

Era evidente que el confinamiento para frenar la pandemia provocaría el desplome de la actividad económica, sobre todo en un territorio como el canario, especialmente dependiente del turismo. Ahora los datos oficiales revelan que la caída en el sector inmobiliario ha sido histórica en las islas: la compraventa de viviendas bajó un 60,8% en abril respecto al mismo mes del pasado año.

José Miguel Pérez
JOSÉ MIGUEL PÉREZ

La caída de casi el 61% de la compraventa de viviendas registrada en Canarias en abril, el primer mes completo de confinamiento tras el estado de alarma decretado a mediados de marzo, confirma la especial fragilidad de la economía canaria. El descenso solo fue mayor en otras dos comunidades (Extremadura, un 66%; y Navarra (-67%).

En concreto, en el archipiélago se cerraron 852 operaciones, el mínimo histórico de la serie histórica que el Instituto Nacional de Estadística (INE) inició para las islas en 2007.

En marzo ya se notaron las primeras consecuencias en el sector inmobiliario. Pero entonces, la caída interanual se quedó en cerca del 7%. El mercado de la vivienda ya venía flojeando desde febrero de este 2020, cuando las ventas bajaron casi un 1%.

En abril, la peor parte se la llevó además la provincia de Santa Cruz de Tenerife, donde las 305 transacciones contabilizadas representaron una caída del 76% respecto a abril de 2019.

En Las Palmas, el retroceso se quedó en el 38%, hasta las 547 operaciones.

Por tipos de vivienda, las compraventas de segunda mano se recortaron en todas las islas un 64%, hasta las 668 inscritas en los Registros de la Propiedad (que operaron exclusivamente de forma telemática). Las compras de casas nuevas retrocedieron otro 41%, hasta las 184.

Impacto superior en las islas.

El impacto de la Covid-19 en el mercado inmobiliario es muy superior al que soporta el conjunto del país, donde la compraventa de viviendas cayó un 39,2% el pasado mes de abril en relación al mismo mes de 2019, hasta sumar 25.042 operaciones, su cifra más baja en este mes desde 2014 y la menor en cualquier mes desde agosto de 2014.

Con este retroceso, marcado por la crisis sanitaria, la compraventa de viviendas encadena dos meses consecutivos de tasas interanuales negativas después de haber caído en marzo un 18,6%.

El INE recuerda que, como consecuencia de la declaración del estado de alarma por la crisis sanitaria, la atención diaria al público en los Registros de la Propiedad se realizó en abril exclusivamente mediante correo electrónico o por vía telefónica, fijándose servicios esenciales en los Registros de la Propiedad.

En el contexto actual, el INE ha agradecido al Colegio de Registradores de la Propiedad y Mercantiles de España (CORPME), fuente primaria de los datos de esta estadística, el esfuerzo de información que ha realizado y que ha posibilitado la publicación de los datos de abril con una tasa de respuesta superior al 94%, similar a la de meses anteriores.

La caída de las compraventas de viviendas en abril fue consecuencia del retroceso de las operaciones sobre viviendas usadas en un 38,8%, hasta 20.603 transacciones, y del recorte en un 41,3% en la compraventa de viviendas nuevas, hasta 4.439 operaciones.

El 90% de las viviendas transmitidas por compraventa en el cuarto mes del año fueron viviendas libres y el 10%, protegidas.

En términos mensuales (abril sobre marzo), la compraventa de viviendas disminuyó un 28,1%, su mayor retroceso en este mes en al menos cinco años.