La arquitectura modular gana protagonismo

Se trata de un sistema que permite el diseño de espacios de una manera flexible, rápida y asequible. Este tipo de edificaciones se adapta a las necesidades del usuario y de una sociedad del siglo XXI.

L.B.L. / LAS PALMAS DE GRAN CANARIA

La arquitectura del siglo XXI ha experimentado un giro de 180 grados, en adaptación a las necesidades de las grandes ciudades y de sus ciudadanos, sus intereses y modo de vida. La construcción modular es la nueva protagonista del sector de la edificación moderna, eficiente y sostenible, que permite crear y diseñar espacios de la nada en menos tiempo, con menos costes, de una forma más flexible, personalizable y respetuosa medioambientalmente.

La construcción de este tipo de viviendas, locales, anexos o ampliaciones son a medida, con una distribución en módulos que permite reducir los tiempos de edificación y diseño y los plazos de entrega, además de ser más asequibles. Un cliente puede diseñar y disponer de su vivienda lista para entrar a vivir en apenas tres meses, lo que supone un antes y un después en el sector de la construcción y de adquisición de viviendas.

En España, esta tendencia ha llegado para quedarse, con una entrada fuerte sobre todo a nivel empresarial, para stands comerciales, establecimientos y casetas prefabricadas o para construcciones temporales. Sin embargo en las islas, este tipo de construcción ya se ha aplicado en escuelas y centros públicos, sedes institucionales y para ampliar edificaciones existentes. En Estados Unidos, una de cada tres viviendas compradas ya son prefabricadas, ganando popularidad día a día y extendiéndose a otras zonas por su gran abanico de ventajas.

El secreto de que estas edificaciones sean más baratas y más rápidas de construir se basa en la fabricación de los módulos en grandes naves industriales, que se ensamblan in situ, siguiendo un método mucho más sencillo y cómodo para el constructor y que permite acortar plazos de entrega para el cliente.

En Estados Unidos y Europa, los módulos prefabricados de estas construcciones suelen ser de estilo nórdico o industrial, uniendo metal y madera como materiales principales. En Canarias, los contenedores de transporte de mercancías, habituales en los puertos, son una solución cada vez más demandada, ya que son fácilmente transportables y ofrece muchas posibilidades constructivas a bajo coste.

De contenedor a casa. La arquitectura modular con contenedores de transporte marítimo es una opción interesante y cada vez más popular para crear espacios de forma rápida, ecológica y práctica.

Este tipo de construcciones se engloba dentro de la arquitectura modular o prefabricada, que aprovecha las ventajas de una estructura ya existente de metal, muy fuerte y resistente, diseñadas para soportar las inclemencias del tiempo y grandes cargas.

El uso de los contenedores como base para las estructura de arquitectura modular ha cobrado gran protagonismo también por su respeto al medio ambiente, sostenibilidad y la reducción de los costes energéticos en su proceso de construcción, ahorrando al propietario un porcentaje del 50% de los costes.

Más rápido, más barato y flexible

Ventajas. La construcción modular es cada vez más popular y demandada por las múltiples ventajas que ofrece, que responde a las necesidades del nuevo inquilino y a los usos de la vivienda actual. Estas edificaciones son más asequibles que las tradicionales y cuentan con un montaje mucho más rápido, además son respetuosas con el medio ambiente y son una herramienta de impulso para el uso de materiales reciclados.

Expandir. Otras de las ventajas de este formato constructivo es la posibilidad de elección, no solo de tamaños, sino de materiales, acabados y calidades, lo que permite ajustar el precio a los gustos y prioridades del propietario. Además, al contrario de lo que ocurre con las tradicionales, estas construcciones modulares se pueden ampliar y expandir, por lo que se adaptan al modo de vida del inquilino o del desarrollo del negocio.

Cambiantes. La posibilidad de personalizar los módulos antes de construirlos y de ensamblarlos, convierte a este formato arquitectónico en una apuesta por crear espacios únicos, modificables y cambiantes, integrados en los entornos y capaces de adaptarse a las novedades y tendencias en diseños y en el mercado.