Inditex frena el Erte y mantiene a la plantilla

La compañía decide finalmente «sufragar con recursos propios la retribución de toda su plantilla en España».

EDURNE MARTÍNEZ / MADRID

El próximo miércoles, 15 de abril, estaba previsto que la mayor compañía textil de España, Inditex, aplicara un ERTE para unas 25.000 personas empleadas en sus 1.500 tiendas, que desde la declaración del estado de alarma el 14 de marzo están cerradas. Sin embargo, la empresa da marcha atrás y anuncia que durante el mes de abril no presentará el expediente de regulación temporal de empleo y «seguirá sufragando con recursos propios la retribución de toda su plantilla en España».

En un comunicado publicado este lunes, el presidente Pablo Isla anuncia que la empresa seguirá sosteniendo con recursos propios el pago de la retribución de toda su plantilla «como ha venido haciendo hasta la fecha». De esta forma, la plantilla al completo recibirá su nómina íntegra, tanto el personal de tienda como el de logística, servicios centrales o fábrica, para los que ya se había anunciado que «en ningún caso» les afectaría el ERTE.

Aún así, la compañía fundada por Amancio Ortega no descarta la medida más adelante: «En función del desarrollo de la emergencia sanitaria y del estado de actividad de las tiendas, se estudiará más adelante la posibilidad de aplicar, para el personal de tienda, alguna de las herramientas propuestas por el Gobierno para preservar el empleo», explican.

Al comienzo de la crisis del coronavirus, la compañía gallega, que cuenta en total con unos 35.000 empleados en nuestro país, anunció que asumiría el sueldo de su plantilla de tiendas, salvo que el 15 de abril siguiera en pie el estado de alarma y, por tanto, las tiendas siguieran cerrando. Ahora esa fecha ha llegado y la empresa ha decidido suspender ese ERTE para el que tenían previsto complementar la prestación de la Seguridad Social para que los empleados llegaran al 100% de su sueldo habitual.

Por el momento la empresa se desmarca así de otras firmas textiles que plantearon el ERTE desde el primer momento por la caída de las ventas. Es el caso de Primark o H&M, que aplicaron un ERTE a su plantilla en la primera semana del estado de alarma y que afectó solo en España a 8.000 y 6.000 trabajadores, respectivamente. Mango, con unos 4.500 empleados en ERTE, es otra de las compañías que a más personas ha afectado.

Desplome del sector de la moda

Y es que el comercio online sigue funcionando, pero las ventas han caído estrepitosamente. Como gesto previsor, la compañía gallega decidió suspender la distribución de dividendos de 2019 a sus accionistas hasta la junta de julio, en la que decidirán qué acciones tomar a la vista de los resultados de la firma. Sus ventas cayeron un 24% en la primera quincena de marzo debido al desplome del consumo por el cierre de tiendas, aseguró la compañía en su nota de resultados el pasado 20 de marzo. Las ventas de ese mes suelen representar alrededor del 7% de las ventas totales del año para la compañía.

A 17 de marzo el grupo mantenía temporalmente cerradas un total de 3.785 tiendas en 39 países, a pesar de que en China ya están abiertas casi todas.

La crisis del coronavirus impacta en el sector de la moda, que representa el 2,8% del PIB nacional y el 4,1% del empleo. La pandemia pone en riesgo un tercio del empleo total y hasta el 40% de los ingresos, por lo que esta crisis puede reducir el tamaño de esta industria hasta en un 25%, según los datos de la consultora EY. En un informe en colaboración con Boston Consulting Group publicado este lunes se revela que las empresas de este sector no recuperarán los niveles de facturación precrisis hasta más allá de 2021.