El paseo que recorre la costa de Maspalomas se llenó esta Semana Santa de turistas locales. / JUAN CARLOS ALONSO

Los hoteles vuelven a un 20% tras el pico de Semana Santa

Confían en alcanzar la vacunación del 80% de la población europea como única fórmula de recuperar la normalidad en el sector turístico

Ingrid Ortiz Viera
INGRID ORTIZ VIERA Las Palmas de Gran Canaria

Las medidas restrictivas y el cierre de los mercados emisores depositaron todas las esperanzas del sector turístico en la población local para sobrevivir a una Semana Santa atípica, con solo 577 alojamientos hoteleros y extrahoteleros abiertos de los 1.808 que existen en las islas, según datos del Instituto Canario de Estadística. En este 30% que aún sigue en funcionamiento, durante el periodo festivo se registró un 40% de ocupación, con clientela eminentemente del archipiélago, lo que supondría un 12% de lo que se registró durante el pasado 2019 si se extrapolan los datos.

José María Mañaricúa, presidente de la patronal hotelera FEHT apunta que este pico, sin embargo, ha sido puntual, y que durante el próximo trimestre la ocupación volverá a descender hasta cifras del 20%. «A pesar de las buenas condiciones de Canarias para pasar las vacaciones de forma plena, las restricciones de la Unión Europea y de la propia península a la hora de viajar ha hecho que sea una semana más o menos aceptable gracias a la clientela local, que son los que nos han ayudado a seguir abiertos, y así va a seguir siendo la tónica durante los próximos meses de abril, mayo y junio».

En este sentido, Mañaricúa apunta a la probabilidad de que algún que otro complejo turístico que había abierto expresamente sus puertas para las festividades vuelva a cerrar, pero no cree que varíe en exceso el porcentaje de la planta alojativa que aun resiste a los bajos índices del sector. El objetivo, indica, es lanzar a los clientes el mensaje de que las compañías están operativas, pero también al exterior sobre que Canarias sigue siendo un destino abierto, seguro a nivel pandémico y con condiciones climáticas ideales para pasar las vacaciones. De cara al verano, las esperanzas para reactivar el flujo de turistas nacionales y extranjeros están puestas en alcanzar la vacunación del 80% de toda la población europea, explica el presidente de la patronal. «Sabemos que es la única esperanza para recuperar el turismo con normalidad. En caso contrario, seguirá habiendo semáforos, restricciones y difícilmente tendremos un verano aceptable: tendríamos que confiar en sobrevivir, como el año pasado, con turismo local y pensar en recuperar el invierno».

A esto se une la ausencia de una normativa común en los estados a la hora de viajar, y mientras España se abre al turista, Europa se cierra. Canarias sufre, así, el cierre de las fronteras de Italia y Francia como consecuencia del empeoramiento de sus datos, la baja demanda de alemanes y británicos, cuyos gobiernos han optado por la vía dura e imponer sanciones a los que viajen al exterior y la ausencia de vuelos, que se han visto reducidos a casi la mitad. De hecho, de los 146 destinos con los que había conexiones se han perdido 72, entre ellas, las de Finlandia, Noruega y Dinamarca, los principales países del mercado nórdico que representa el 15% de turismo internacional en el archipiélago.