Factura de la luz. / R. C.

Los hogares han ahorrado 69 euros en la luz con el tope del gas

Un estudio de Esade aclara que el mecanismo tiene el riesgo de derivar en una «subvención a quienes no lo financian», como Francia

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMARERO Madrid

Tres meses después de ponerse en marcha el tope ibérico, la medida que limita el precio del gas para producir luz en España y Portugal, llega un primer análisis exahustivo del impacto de esa decisión avalada por Bruselas. EsadeEcPol, el centro de investigación de política económica de Esade, ha claculado que el ahorro generado en un hogar español es de 69 euros en este periodo. Esto es, unos 23 euros al mes.

El cálculo está elaborado para un hogar con con un consumo de unos ocho kilovatios hora (KWh) diarios -unos 240 kilovatios al mes-, acogido a la tarifa regulada, cuyo coste habría sido un 24% superior. A juicio del estudio, la medida del tope ibérico ha logrado «su objetivo central».

En concreto, los resultados de la estimación indican que, con «alta confianza», el precio medio de la electricidad para los consumidores del mercado regulado habría sido entre un 19% y un 30% más alto de no existir el tope, con un estimado puntual del 24,4%. Según detalla Esade, su modelo de cálculo permite «casi garantizar» que este descenso no se debe a otras causas ni a fenómenos aleatorios.

Sin embargo, existen efectos colaterales en el tope ibérico, como vienen indistiendo numerosos expertos en los últimos meses. El informe concluye que este ahorro conlleva un «coste importante» en el sentido de que desde la entrada en vigor de la medida el consumo de gas para generar electricidad ha aumentado «notablemente», en concreto, en torno a unos 139 gigavatios hora (GWh) diarios para el conjunto del periodo.

«Observamos también que este incremento se ha realizado a la vez que ha descendido el uso de otras tecnologías, especialmente la cogeneración y la hidroeléctrica. Eso sí, hay que tener en cuenta que el contexto de sequía pronunciada durante este verano que ha dificultado la producción hidroeléctrica impide atribuir esta caída a la nueva medida», añade el estudio.

A pesar de ello, los investigadores apuntan que los datos obtenidos sugieren que el tope al gas puede reducir, «al menos cuando coincide con eventos adversos para tecnologías limpias», el incentivo para la transición hacia fuentes no contaminantes. «En particular, se produce el efecto contrario: un incentivo al consumo de gas, algo no deseable en el contexto europeo actual, que fija al mismo tiempo objetivos de ahorro a corto plazo y de descarbonización a largo», resalta el estudio.

Por otro lado, la aplicación del mecanismo ibérico también ha impactado en las exportaciones de electricidad hacia Francia y Portugal, las cuales, según el estudio, «han aumentadoconsiderablemente». En ese sentido, la propia vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha reconocido en varias ocasiones que la situación del parque nuclear francés provoca que el país galo importe electricidad «al máximo» de los países vecinos, al tiempo que también ha recalcado que el 25% de la electricidad consumida en Portugal procede de España.

De hecho, Esade incide en que de mantenerse la tendencia observada a día de hoy, a finales de año las exportaciones de electricidad duplicarán a las realizadas en 2021.

El informe también subraya que el tope al gas, al margen de los ahorros logrados, tiene el riesgo de ser una «subvención a quienes no lo financian», en referencia a los consumidores franceses. «Ambos acontecimientos se producen en un contexto de fallo de la nuclear, base de la oferta eléctrica francesa, lo que complica la interpretación de los datos. No obstante, sirve como ejemplo de lo que podría suceder con una medida similar a esta compensación aplicada en toda la UE y con las interconexiones de sus países miembros hacia el exterior: se podría producir una »fuga« del dinero invertido en forma de mayor consumo de electricidad basada en gas hacia países frontera que se beneficiarían de dicha inversión a coste cero», agrega el estudio.