El empresario Ángel Ferrera. / c7

Ángel Ferrera, con autopsia y sin incinerar tras una denuncia de las hijas

Se investiga si pudo ser envenenado

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria

Una acción judicial instada por las hijas del empresario Ángel Ferrera, fallecido en la madrugada del pasado lunes, impidió la incineración de sus restos mortales en la mañana del martes, como estaba previsto.

El cadáver aguarda en el Instituto de Medicina Legal de la capital grancanaria, donde se le realizó la autopsia pedida por las hijas.

El periódico digital CanariasAhora desvela este viernes lo ocurrido. Según publica el citado medio, la cancelación de la incineración fue por «una petición formal de las hijas por una posible sospecha de muerte por envenenamiento, según han confirmado fuentes del Instituto de Medicina Legal, de la aseguradora y del entorno de amistades del empresario y líder empresarial fallecido. Consultadas sus hijas, han recordado a este periódico que las diligencias penales son secretas y han pedido que no se hagan conjeturas ni elucubraciones periodísticas. «En cualquier caso», añadieron, esas diligencias judiciales «tienen relación con hechos y circunstancias anteriores al fallecimiento de las que nada tenemos que decir».

CanariasAhora agrega: «Ángel Ferrera padecía un cáncer de pulmón desde hacía años y esa fue la causa oficial de su muerte, certificada por un médico en su propio domicilio, donde falleció. Cuando se organizaba su traslado al tanatorio de San Miguel, donde su viuda había dispuesto que se realizara su incineración sin duelo ni otros actos, sus hijas cursaron su petición ante el juzgado de guardia. Ese trámite impidió el traslado de los restos mortales al tanatorio, donde ellas sí querían que se celebrara un velatorio, pero sin el féretro de su padre.

La autopsia se realizó en el Instituto de Medicina Legal el martes sin que en apariencia los forenses detectaran otra causa de fallecimiento que el cáncer, que ya se había extendido por todo el cuerpo. Sus órganos, no obstante, han sido enviados a Tenerife para análisis toxicológicos. La viuda está a la espera de conocer los resultados para poder gestionar la incineración de los restos mortales de Ferrera y la posterior inhumación de sus cenizas en un panteón familiar, ha dicho a este periódico un amigo cercano.

Ángel Ferrera se casó con Margarita Alonso, con quien tuvo tres hijas, y que falleció en 2007. Después se casó en segundas nupcias con María Ángeles Tavío, con quien vivió hasta su fallecimiento esta semana.

Este jueves se celebró en la parroquia de Santa Catalina (los salesianos), en la capital grancanaria, un funeral en memoria de Ángel Ferrera al que acudieron las hijas, pero no así la segunda esposa.