Los grupos critican la incertidumbre de la exportación canaria ante el Brexit

Los reproches a la gestión del se produjeron durante una comparecencia de la consejera Alicia Vanoostende, que dio a conocer las medidas previstas para este asunto

EFE Santa Cruz de Tenerife

CC y PP han criticado este martes la ausencia de certidumbre para el sector primario canario, sin un plan B ante la culminación del Brexit, al tiempo que Nueva Canarias ha alertado de que el tomate de Marruecos supone ya el 25% del que se vende en los mercados británicos, y aumenta su cuota de aceite y frutas.

Los reproches a la gestión de los gobiernos canario y español en este ámbito se produjeron durante una comparecencia de la consejera de Agricultura, Ganadería y Pesca, Alicia Vanoostende, que solicitó el grupo Nacionalista Canario para conocer las medidas y acciones previstas respecto al Brexit y su afección al sector agrícola.

La diputada nacionalista Nieves Lady Barreto reivindicó la necesidad de tener un pacto específico para blindar a los sectores canarios que ya han visto descender sus exportaciones al Reino Unido en un 22 y un 20 por ciento, como es el caso del tomate y del pepino, además de conocer las previsiones británicas respecto a la importación de papa canaria.

«El sector necesita certidumbre y no esperar a que se llegue a un acuerdo para luego ver qué pasa», objetó Barreto, quien interpeló al Gobierno canario a «pelear» porque a partir del 2 de enero de 2021, si el escenario de la salida definitiva del Reino Unido de la UE es el peor, habrá que tener previstas acciones a corto plazo.

La consejera Alicia Vanoostende consideró que el Gobierno ya le ha dado certidumbre al sector tras el acuerdo con la Dirección General de Agricultura comunitaria para salvar las ayudas del Posei y del transporte tras el Brexit y sustituirlas por las de la comercialización, lo que calificó de hito «histórico».

Además la Consejería ha empezado un estudio con las empresas que exportan tomate para ver la posible reorientación de las que son menos competitivas, aunque igualmente expresó su preocupación por los acuerdos que está alcanzando el Reino Unido con Marruecos.

Para el diputado del grupo Popular Carlos Ester la consejera se ha lucido «en el arte de no decir nada en 10 minutos», pues a su juicio no ha puesto sobre la mesa ni una sola medida más allá de «reunión, reunión y reunión, y mira que ha tenido tiempo para hacer una hoja de ruta con alternativas ante el Brexit».

No hay un plan B respecto al Brexit ni por parte del Gobierno de Canarias ni el de España, que han pasado olímpicamente del sector primario del archipiélago, aseguró Ester.

La diputada socialista Ventura del Carmen se mostró «asombrada» por el hecho de que en su opinión el parlamentario popular «gastó su tiempo en palabras vacías» y se dedicó a criticar la subida del salario mínimo «a los trabajadores pobres» del sector agrario, al tiempo que pidió a Vanoostende que trabaje «hasta el agotamiento» para defender la situación del campo canario.

El diputado del grupo Mixto Ricardo Fernández de la Puente dijo que todavía puede haber tiempo para llegar a un acuerdo comercial entre Reino Unido y España en condiciones preferentes, y subrayó que Gran Bretaña ha sido un destino tradicional para los productores canarios que envían anualmente 37.500 toneladas de productos vegetales, principalmente tomates.

Jesús Ramos, de la Agrupación Socialista Gomera, manifestó que aunque la salida sea pactada esto no implica que sea buena para Canarias, por lo que habrá que estar vigilantes en este aspecto y evitar que las nuevas condiciones perjudiquen a las exportaciones agrícolas canarias.

Por el grupo Sí Podemos Canarias, el diputado Francisco Déniz señaló que hay que tener un trato de igual a igual y sin complejos en las negociaciones, al tiempo que subrayó que un primer problema será el de los trámites aduaneros, por lo que pidió al Gobierno de Canarias que esté «pendiente», sobre todo para los productos perecederos.

La representante de Nueva Canarias, Sandra Domínguez, advirtió de que el 10 por ciento de la exportación isleña está vinculada al Reino Unido y el Brexit «está rompiendo esta relación comercial de más de 150 años», con una merma además del 3 por ciento en las ayudas del Posei al producir una reducción en el presupuesto comunitario de 11.000 millones de euros.