El presidente de Cepyme, Gerardo Cuerva, en Granada. / RAMÓN L. PÉREZ

Gerardo Cuerva: «No vale meter la mano en los beneficios de las empresas»

El presidente de Cepyme insiste, tras el fracaso de la negociación colectiva, que «los sindicatos saben que para salir de esta situación hay que contener salarios»

COLPISA

Apenas ha transcurrido una semana desde que los empresarios y los sindicatos anunciaran el fin momentáneo de la negociación colectiva, el proceso llamado a abordar la subida de los salarios en un contexto de elevada inflación. Gerardo Cuerva, el presidente de Ceppyme, uno de los actores de esas conversaciones insiste en que sería contraproducente entrar en una espiral de subir los salarios al ritmo que marque la inflación, en su respuesta a los sindicatos. Al mismo tiempo, advierte al Gobierno de que limitar los beneficios de las empresas por ley, también provocaría efectos perjudiciales en las empresas.

Así responde a la petición del Gobierno para limitar los beneficios, o los dividendos, dentro del Pacto de Rentas que promueve el Ejecutivo. «Lo que no vale, como dice la vicepresidenta del Gobierno, es intervenir los beneficios caídos del cielo de las empresas», afirma Cuerva en una entrevista concedida al diario Ideal. «Eso será en otras latitudes, porque en España la seguridad jurídica es un principio básico», apunta. «Lo que no vale es meter la mano en el cajón a las empresas, al menos, en el mundo en el que yo vivo», destaca Cuerva. 

El presidente de Cepyme también hace referencia a la ruptura de las negociaciones con los sindicatos para abordar la subida de salarios propuesta por los sindicatos, para ligarla con la cláusula del IPC. Cuerva insiste en que «hay que ser conscientes de que de esta salimos juntos». Y recuerda que «los sindicatos saben que para salir de esta situación es necesario contener salarios». «No decimos no subir. Hay nichos que funcionan y están subiendo los salarios sin moderación. Los sindicatos tienen que ser conscientes», indica.

Para salir de la actual situación inflacionista, Cuerva admite que «es muy complicada de controlar». Y advierte de que hay que tener cuidado con la subida de tipos, «no sea que al final vayamos a enfriar la economía». Por ello insiste en contener los sllarios. «El propio Gobierno lo hace con los funcionarios públicos, que suben un 2%. Pero, ¿qué va a pasar con sus pensiones?», se pregunta. «El 56% de las pymes españolas han visto reducidos sus márgenes. Hay otra pata de la que no se habla y es de la propia administración. Los ciudadanos se están apretando el cinturón, la empresa está apretando el cinturón y la administración, no. Le pido eficiencia» , aclara, en referencia a su cálculo de 60.000 millones de euros en gasto público que se podría recomponer.

También hace referencia a los últimos datos de empleo y a los efectos de la reforma laboral. «Los contratos de la construcción, por ejemplo, han cambiado de nombre pero siguen siendo los mismos», aclara. E insiste en que «hacer demagogia con los puestos de trabajo no me gusta, porque es el momento de apostar por la empresa porque lo sigue pasando muy mal».