El fondo alemán visitó la semana pasada las cinco plantas de producción del grupo JSP en Canarias y península. / C7

El fondo de inversión alemán Quantum visita las fábricas de JSP y estudia su entrada en el capital

Analiza 'in situ' las plantas de Tenerife, Gran Canaria y Madrid y se muestra «muy interesado» en entrar en el capital. Un segundo fondo, de procedencia española, Hiperion Capital Management, también se muestra interesado y visitará esta semana las instalaciones

Silvia Fernández
SILVIA FERNÁNDEZ Las Palmas de Gran Canaria

Movimientos en el grupo industrial canario JSP al fin de encontrar a un inversor que inyecte capital y lo rescate del preconcurso de acreedores en el que entró a principios de marzo. De no conseguirlo, esta industria de casi 60 años de historia, se verá abocada a su liquidación y cierre. La pasada semana el fondo de inversión alemán Quantum Capital Partners visitó las tres fábricas que JSP tiene en Tenerife (incluida Celgan), las dos planas de Gran Canaria (JSP en Miller y la panificadora en el sur) y la de Madrid. Fuentes cercanas aseguran que este fondo industrial, con base en Munich y con intereses en el sector, está «muy interesado» en entrar en el grupo canario, que arrastra una deuda de 51 millones de euros.

Los representantes del fondo llegaron incluso a mantener un encuentro el miércoles con los trabajadores, lo que, a juicio del presidente del comité de empresa de JSP, Ángel Yánes, «es indicativo de un interés real».

Quantum Capital Partners, nacido en 2008, tiene intereses en toda la Europa Occidental. En este tiempo ha realizado 35 adquisiciones y 9 desinversiones, 7 y 5 de ellas, respectivamente en España y Portugal y vinculadas al sector de la automoción, las telecomunicaciones, el papel y la alimentación, entre otros.

Los trabajadores confían en que se encuentre una solución para la industria que garantice su futuro

En 2018 compró a Nestlé la empresa de Azores Prolacto, especializada en la producción de leche en polvo y mantequilla. Un área de negocio muy vinculado al que desarrolla JSP en Canarias.

Tras conocer las fábricas del grupo, el fondo está analizando la situación económico-financiera de JSP y su viabilidad de cara a decidir su entrada en el capital. Un segundo fondo, de procedencia española, Hiperion Capital Management, también se muestra interesado en JSP y visitará esta semana las instalaciones de la empresa canaria. Ambos fondos presentarán sus propuestas en los próximos días.

La situación de la industria canaria es delicada. Su facturación ha caído de forma progresiva en los últimos años, pasando de los 125 millones de 2008 a tan solo 55 el pasado año. Desde 2014 acumula pérdidas anuales que en los últimos ejercicios han ascendido a los 10 millones de euros, lo que ha contribuido a engordar la deuda, actualmente de 51 millones de euros.

De estos, 14 millones se adeudan a proveedores y el resto, 37 a la banca, sobre todo el Banco Santander, CaixaBank y Sabadell.

Las entidades, ante las perspectiva de entrada de otro fondo de inversión, llegaron a aceptar una quita de la deuda de hasta un 60% que, según fuentes consultadas, se mantendría si hay disposición de algún otro inversor a entrar en el capital para reflotar la empresa y devolverla a los beneficios.

Fuentes cercanas aseguran que, conseguido el 'sí' de la banca a esa condonación la viabilidad está garantizada siempre que se ponga al frente de ella a un gestor con conocimientos en el sector lácteo. Estas mismas fuentes señalan que la situación que arrastra actualmente JSP (que tiene marcas tan potentes en el mercado canario como Celgan o Millac) es fruto de las malas decisiones adoptadas por sus gestores en los últimos años. Entre ellas, el rechazar la oferta de la multinacional Kaiku en 2017 para comprar Celgan por 18 millones de euros. Una operación que hubiera salvado al grupo JSP.

El presidente del comité de empresa de JSP, Ángel Yánes, confía en que la empresa llegue a un «buen acuerdo» en los próximos días que garantice su pervivencia y la de los 500 empleos directos que genera actualmente.

Yánes demanda celeridad en las negociaciones, ya que la empresa cuenta con poco más de un mes de plazo para cerrar un acuerdo con algún inversor o solicitar el concurso de acreedores al juzgado. «No hay tiempo que perder. Si este fondo lo rechaza que lo digan para seguir buscando», indica Yánes.

Finalmente, sigue reclamando el apoyo del Gobierno de Canarias y más en concreto del vicepresidente, Román Rodríguez. «Siempre ha tenido un estrecho vínculo con JSP y muchas veces vino a pedir el voto a los trabajadores. Ahora que lo necesitamos esperamos su ayuda», indica.