Oficina de la Agencia Tributaria. / ep

Recta final para ahorrar en la próxima declaración de la Renta

Las donaciones a una ONG o la retribución flexible pueden ayudar a rebajar la factura fiscal de los contribuyentes

C. A. Madrid

Aunque aún quedan seis meses para que los contribuyentes tengan que pasar por la caja de Hacienda, el último trimestre del año puede servir para rebajar la factura fiscal del IRPF. Según un estudio elaborado por la firma TaxDown, los españoles aún están a tiempo de ahorrarse hasta 10.000 euros en su próxima declaración aplicando algunos consejos.

Los expertos llaman la atención sobrel os beneficios que se pueden conseguir mediante las retribucioens flexibles. «Se trata de un sistema retributivo que permite al trabajador dividir el cobro de su sueldo, una parte en efectivo y otra a través de productos o servicios que contrata a través de la compañía, como por ejemplo el abono transporte», indican los expertos.

Es cierto que no todas las empresas ofrecen esta posibilidad, pero según cálculos de TaxDown, quien lo hace puede ahorrarse una media de entre 100 euros y 400 euros en la declaración.

Los expertos recuerdan también la opción de realizar una donación a asociaciones como ONG o partidos políticos, que permiten deducirse hasta el 80% de los primeros 150 euros que se donen. Si se supera esa cantidad, el porcentaje baja al 35%. «De esta forma, un contribuyente que done asiduamente a este tipo de asociaciones puede conseguir un ahorro potencial de hasta 120 euros en su renta», indican desde la plataforma.

Del mismo modo, apostar por una declaración conjunta también significa una cuantiosa bonificación. Según los datos elaborados por los expertos fiscales de TaxDown, un matrimonio puede llegar a ahorrarse hasta 3.400 euros si escogen este método, una cifra similar si se hace la declaración incluyendo a los hijos, mientras que las parejas de hecho pueden deducirse hasta 2.150 euros.

Por otro lado, los padres divorciados también pueden incluir en su IRPF la pensión alimenticia, lo que les permite ahorrarse una media de entre 200 y 600 euros, dependiendo de la manutención acordada.

Otro proceso que cuenta con unas cuantiosas bonificaciones en el IRPF es la venta de un inmueble, seguido de la adquisición de otro, ya que aquellas ganancias que se hayan obtenido en esta operación no se tienen por qué declarar. «Es decir, si en esta comercialización un individuo consigue un beneficio de 50.000 euros no lo tiene que presentar ante Hacienda», indican desde TaxDown.

Por otro lado, recuerdan que los caseros que cuenten con unos inquilinos fijos en una de sus viviendas pueden llegar a deducirse el 60% de los ingresos que obtienen por el alquiler. Por ejemplo, si una persona tiene un piso alquilado por 600 euros al mes y gana 7.200 euros por 12 meses, teniendo un total de 200 euros de gastos, de forma general se quedaría con 7.000 euros. Sin embargo, al ser la vivienda habitual de otra persona, se aplicaría la reducción del 60%, tributando solo por 2.800 euros (7.000 euros menos el 60%).