efe

La OCDE propone subir el impuesto de Sucesiones para frenar la desigualdad

El organismo estima que esta figura tributaria apenas supone un 0,53% de los ingresos fiscales de los países miembros

Clara Alba
CLARA ALBA Madrid

En pleno debate sobre los impuestos que se tocarán en la reforma fiscal que el Gobierno prepara ya para poner en marcha en 2023 la OCDE hace un guiño al impuesto de Sucesiones como una de las figuras impositivas más eficaces en términos de equidad fiscal para los países. Y lo hace en un momento en el que justo este tributo ha supuesto un duro enfrentamiento entre Gobierno y algunas comunidades autónomas como la de Madrid.

El organismo recuerda en su informe que los impuestos a las herencias y donaciones pueden suponer un «importante instrumento» ante la necesidad de los países de elevar la recaudación tras disparar el gasto público durante la pandemia, frente a la fórmula de elevar otro tipo de impuestos que afecten más a las clases medias. «La crisis ha alimentado la desigualdad golpeando a hogares vulnerables y aumentar los impuestos sobre las rentas del trabajo y el consumo puede ser menos deseable desde una perspectiva de equidad y crecimiento», indica la OCDE.

Los datos que maneja el organismo indican que un total de 24 países miembros gravan las herencias o donaciones. Pero no consiguen generar los suficientes ingresos. En concreto, de media, el impuesto de Sucesiones representa un 0,53% de la recaudación fiscal en esos países. En España la cifra está algo por encima, en el 0,58% (también por encima de, por ejemplo, Alemania). Pero aún habría margen de mejora al situarse por debajo del 0,71% en Reino Unido o el 0,74% de Finlandia. Pocos países logran que el impuesto de Sucesiones suponga más de un 1% de su recaudación tributaria total. En concreto, en Japón supone el 1,33%, en Francia el 1,38%, en Bélgica el 1,46% y lidera Corea del Sur con el 1,59%.

«Hay fuertes argumentos para hacer un mayor uso de los impuestos de sucesiones, pero será necesario un mejor diseño si se quiere que logren sus objetivos», indican los expertos en su informe.

La OCDE basa su análisis en que las clases medias no pueden ser las que soporten el peso fiscal de la crisis. De hecho, en su informe recuerdan la concentración de patrimonio entre los ciudadanos más pudientes, dejando entrever que están a favor de la teoría de que los que más tienen deben pagar más. Un mensaje en línea con la tendencia que también se está imponiendo en EEUU con las nuevas políticas de Joe Biden, y que el propio Gobierno español ha defendido para no quedarse atrás frente a estas tendencias globales.

En el conjunto de la OCDE, el 10% de la población más rica concentra la mitad del patrimonio disponible. En EEUU, por ejemplo, el 10% más rico acumula el 79% del patrimonio. Destacan también las deducciones con las que cuenta el impuesto, que llega a superar los 11,5 millones de dólares que se heredan en EEUU.

Entre las propuestas para mejorar los ingresos por Sucesiones, la OCDE apunta a la aplicación umbrales de exención para las herencias pequeñas, permitiendo a los herederos recibir cierta cantidad de patrimonio libre de impuestos. También plantea la introducción de tasas impositivas progresivas para garantizar que quienes reciben más riqueza paguen más impuestos, así como la reducción de las diferencias en el tratamiento fiscal aplicado a los descendientes directos y el de herederos más lejanos, lo que rebajaría los incentivos para la concentración de transferencias entre los parientes más cercanos.