EP

La OCDE pide actualizar los impuestos sobre vivienda al ritmo de los precios

La organización considera que la baja fiscalidad «obsoleta» sobre casas antiguas incita a sus propietarios a seguir en ellas en lugar de liberar estas viviendas grandes para familias más jóvenes

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZ Madrid

El precio de la vivienda ha ido creciendo de forma imparable los últimos años, pero los impuestos sobre este activo se han mantenido más o menos estables, lo que genera un sistema «injusto e ineficiente», según constata en un informe la OCDE (Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos). «Los ingresos de los impuestos sobre la vivienda no se han mantenido a la altura de los aumentos en los precios», revela el documento publicado este jueves.

Así, la organización que agrupa a 38 países -entre los que se encuentra España- considera que la fiscalidad sobre vivienda debería revalorizarse en función de los precios del mercado para que no se quede desfasada provocando una escalada de dichos precios y dificultando el acceso de los jóvenes y de las clases con menos recursos.

El informe 'Impuestos sobre la vivienda en los países de la OCDE' revela que cuando las bases imponibles de esos impuestos a la propiedad inmobiliaria no se actualizan a los precios se generan «distorsiones» con los contribuyentes que están sufriendo las subidas de precios porque comienzan a acceder al mercado.

Y ello conlleva que los hogares de mayor edad no tengan incentivos para mudarse a casas más pequeñas y menos valiosas y liberen espacio de viviendas grandes para las familias más jóvenes, explica la organización. Las bajas cargas impositivas que surgen de los valores obsoletos «reducen los incentivos para usar el parque de viviendas de forma eficiente», ya que se empuja a los propietarios de viviendas infravaloradas a continuar en ellas.

España, en la media

No es un problema solo de España. La OCDE indica que hay algunos países que sí reevalúan sus impuestos sobre vivienda de forma regular, como Noruega, Nueva Zelanda o Lituania. Sin embargo, la mayoría de los socios europeos no lo hacen: Austria lleva sin revisar esta fiscalidad desde 1973, Bélgica desde 1975, Francia desde 1970 o Alemania desde 1964. Una de las potencias europeas -aunque ya fuera de la UE- que más recientemente revisó este sistema fue Reino Unido, en 1991.

En el caso de España -cuyo impuesto sobre viviendas es el IBI, Impuesto de Bienes Inmuebles- se sitúa en la media de la OCDE en cuanto a la imposición patrimonial, confirma el informe.

Más impuestos, más ingresos para el Estado

La OCDE establece una serie de recomendaciones para mejorar la equidad del impuesto, pero también los ingresos extra que los países obtendrían gracias a la revalorización de estos impuestos. «Recaudar impuestos sobre valores obsoletos reduce la equidad horizontal porque los hogares con valor similar pueden no tener obligaciones fiscales similares, y también la equidad vertical porque los hogares más valiosos no pueden pagar más impuestos» a medida que pasan los años, indica la organización.

Además, recomiendan gravar con impuestos más altos las segundas residencias y las viviendas en las que no residan los dueños.