La vicepresidenta económica, Nadia Calviño. / eFE

Calviño quiere revisar «todo» el sistema de financiación autonómica en 2021

La Autoridad Fiscal revela que la Comunidad de Madrid cerrará el año con uno de los mejores datos de déficit, solo por detrás de Canarias, a pesar de su baja fiscalidad

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZ Madrid

En pleno apogeo sobre la necesidad de armonizar la financiación autonómica para acabar con los «privilegios» de Madrid, como ha pedido ERC para dar su apoyo a los Presupuestos de 2021, la vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, ha anunciado que a partir del año que viene habrá que abordar la revisión de «todo» el sistema de financiación autonómica para «no quedarse solo en uno u otro elemento».

Su decisión es «sentar a todas las comunidades autónomas» para revisar el sistema porque, según declaró a Telecinco, es «evidente» que hay que empezar a revisar «todos los elementos de la financiación» que llevan «décadas acumulando distintos mecanismos y sistemas». «Es un buen momento a partir del año que viene para sentarse a hacer una reflexión global» que tendrá que abordar la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, con todas las regiones y mirando a todo el sistema no solo a «uno u otro elemento», añadió.

Sin embargo, preguntado por si Madrid puede definirse como un «paraíso fiscal», Calviño señaló que ella «no lo plantearía en esos términos», pero reiteró que el Gobierno es partidario de evitar situaciones «injustas» en las que se compita bajando impuestos.

Por ahora ningún organismo se ha pronunciado sobre el asunto de forma oficial. Fuentes de la Autoridad Fiscal (AIReF) aseguran que no pueden entrar a valorar la necesidad de esta armonización fiscal, pero que harían un análisis en términos de sostenibilidad de las administraciones públicas en el momento en que se establecieran estas modificaciones a nivel estatal y autonómico.

Sin embargo, un informe publicado este jueves por el organismo revela que la Comunidad de Madrid, a pesar de su baja fiscalidad, terminará el año con uno de los niveles de déficit más bajos del país, del -0,2%, solo por detrás de Canarias, que conseguirá cerrar con un superávit del 0,4%. Para 2021 Madrid también consigue una de las mejores cifras, con un déficit previsto del -0,3% frente al -0,5% de Cataluña o el -2,3% de la Comunidad Valenciana.

Para el conjunto de las comunidades la estimación de la AIReF para 2021 es más positiva que la prevista por el propio Gobierno en su plan presupuestario, del 0,8% frente al 1,1% del Ejecutivo. La diferencia se debe a que se espera una mayor contención del gasto asociado a la crisis sanitaria, ya que el organismo onsidera que, atendiendo a su naturaleza temporal y a la evolución de la pandemia prevista en su escenario central, este nivel de gasto no se replicaría en 2021.

Eso sí, a partir de 2022 la situación podría agravarse porque las comunidades tendrán menos recursos por el impacto de las liquidaciones negativas del sistema de financiación, el menor importe recibido por los fondos europeos y la ausencia de transferencias extraordinarias del Estado. Además, el informe de la AIReF indica también que una parte del gasto incurrido tanto este año como el que viene se podría consolidar entonces.

En 2021 los gastos de las comunidades crecerán un 2% respecto a este año, pero los ingresos se mantendrán estables, sin incluir los recursos vinculados al Plan de Recuperación. Sin embargo, alerta sobre que una parte de los presupuestos autonómicos contemplan un crecimiento de los empleos superior al de la AIReF, «sin información concreta sobre el impacto de las medidas que sustentan esta evolución», lo que podría hacer crecer el déficit.

Los ayuntamientos, en déficit

Además, los ayuntamientos entrarán en déficit en 2021 por primera vez desde la anterior crisis de 2008. según los cálculos del organismo. Su previsión es que las corporaciones locales podrían cerrar el año que viene en un nivel de déficit del 0,1%, tras haber terminado 2020 en equilibrio presupuestario. Entre los grandes ayuntamientos, los de Barcelona, Palma, Bilbao, Valladolid, Gijón y L'Hospitalet de Llobregat y las tres diputaciones forales vascas cerrarán 2020 con déficit. En 2021, según sus previsiones seguirán en déficit Barcelona, Bilbao, Vigo y las tres diputaciones forales.

El informe indica que el grupo de grandes ayuntamientos ha adoptado medidas durante este año por la covid que les han supuesto un aumento del gasto de casi un 2%. Las grandes corporaciones locales son las que más gastos han tenido que acometer, explica el organismo, dada la «intensidad» de la pandemia en los municipios con mayor densidad de población.