Oficina de Hacienda en Madrid. / efe

Declaración de la Renta: cuáles son las sanciones por presentar fuera de plazo

Hacienda tiene hasta cuatro años para revisar los trámites por el IRPF de los contribuyentes

C. A. Madrid

Comienza la recta final para presentar la declaración de la Renta correspondiente al ejercicio 2021. El próximo 30 de junio termina el plazo para que los contribuyentes rindan cuentas con el fisco, siendo conscientes de que Hacienda tiene preparada una batería de sanciones para aquellos que no lo hagan en plazo.

Uno de los 'castigos' más recurrente cada año es, de hecho, el de no presentar a tiempo la declaración. Y los expertos fiscales de la plataforma TaxDown recuerdan que la penalización por ello consiste en el pago de entre el 50% y el 150% del total de la deuda en los casos en los que salga a pagar. «Un cobro que puede aumentar si Hacienda considera que ha sufrido un perjuicio económico o si esto ya ha ocurrido en otras ocasiones», advierten.

Desde la firma, y a partir de un informe elaborado por N26, ponen el ejemplo de un contribuyente que le salga a pagar 1.250 euros, que podría llegar a tener que abonar hasta 3.125 euros. Es decir, «una cuantía mayor al ahorro medio de las familias en 2021, que fue de 252 euros al mes, es decir, unos 3.000 euros al año».

La firma también alerta de que los contribuyentes a los que la declaración les sale a devolver, también están expuestos a sanciones si no presentan sus datos bien por desconocimiento o «por simple ociosidad». En concreto, la sanción podría alcanzar los 200 euros. «En consecuencia, si la devolución es menor a esta multa, podría ocurrir que a un contribuyente que le saliese en positivo en un primer momento, ahora le salga a pagar», indican.

Hay que tener en cuenta que el periodo de revisión por parte de la Agencia Tributaria de los trámites fiscales por el IRPF puede alargarse hasta cuatro años. Es decir, Hacienda tendría hasta 2026 para avisar de otros fallos cometidos en esta gestión. «Si durante este tiempo los funcionarios del organismo público detectan que una persona debía haber presentado el IRPF y no la ha hecho se les enviará un requerimiento. Asimismo, se iniciará un procedimiento sancionador, que tendrá diferentes consecuencias dependiendo de si la gestión fiscal salió a pagar o a devolver», insisten desde TaxDown.

Los expertos indican que si una persona envía motu proprio el IRPF fuera de plazo y sale a pagar, la multa dependerá del tiempo en que se ha tardado. De tal modo que, si se envía en el mes de julio, se cargará un interés del 1%, en agosto del 2%... y así sucesivamente mes a mes, con lo que es importante dejarla hecha lo antes posible para que el interés no siga creciendo.