Los españoles pagan hasta 300 euros más por el agua según dónde vivan

Ceuta es la ciudad donde este suministro es más caro, seguido de Murcia, Cádiz, Valencia y Palma de Mallorca, según un estudio de Facua

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZ Madrid

Un ciudadano puede llegar a pagar hasta 329 euros más al año por el agua del grifo que otro simplemente por dónde viva, independientemente de la calidad de ese agua. Es la conclusión a la que ha llegado la asociación de consumidores Facua, que en un estudio presentado este jueves alertan de que Ceuta es la ciudad con el agua más cara, seguida de Murcia, Cádiz, Valencia y Palma de Mallorca.

Eso en el caso de contadores de 13 milímetros, porque si se trata de contadores de 15 mm las dos primeras posiciones siguen iguales pero después le siguen Santa Cruz de Tenerife, Valencia y Huelva.

Así, el gasto en este suministro básico para cualquier vivienda puede variar desde los 4,84 euros al mes (antes de impuestos) que se paga de media en León, hasta los 28,04 euros que se abonan en Ceuta. Las tablas completas por ciudades pueden consultarse en este enlace. En Cádiz la factura media es de 26,27 euros, en Valencia de 22,12 y en Palma de Mallorca de 21,15 euros. Más allá de León, las más baratas son Palencia (6,97 euros), Soria (7,54), Oviedo (7,72) y Orense (8,23 euros).

Eso sí, a pesar de las enormes diferencias entre tarifas de las 57 ciudades analizadas, las viviendas pagaron más o menos lo mismo este año que el pasado. Las que consumen 9 m3 con un contador de calibre 13 mm abonaron de media 14,86 euros al mes, igual que en 2020. Y las que consumen 13 m3 pagaron de media 20,66 euros al mes, también una cantidad muy similar a la del año pasado.

El portavoz de Facua, Rubén Sánchez, detalló en rueda de prensa que en nueve de cada diez ciudades españolas no se han modificado las tarifas. Solo ha subido en tres ciudades: San Sebastián, con un 2,4% de incremento, León y Ciudad Real, donde solo subió un 0,2% este año. Además, en Alicante y Santander la tarifa bajó un 0,7% y 0,3% respectivamente.

Tarifas que reflejen el consumo real

Ante estos datos, Facua reclama a los ayuntamientos que adopten un sistema progresivo de tarificación que refleje mejor el consumo de los hogares por número de habitantes, de tal manera que se penalicen los consumos excesivos de una manera más realista y justa.

Los hogares con mayor número de habitantes y por lo tanto mayor consumo, podrán demostrar que no derrochan agua y no se verán penalizados por ello. Un precio unitario, sin considerar el número de personas por domicilio, impide conocer quién está realmente ahorrando en el consumo, según la asociación.