De 100 a 86 euros: así bajará el gas tras la reducción del impuesto

La rebaja del IVA del 21% al 5% beneficiará a los hogares con caldera para calefacción y agua caliente, de cara a los meses de rigor invernal

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMARERO Madrid

Tras el anuncio del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, sobre la rebaja del IVA que se aplica en la factura del gas del 21% actual al 5%, es momento de hacer cuentas para los millones de hogares que utilizan esta materia prima para calentar sus viviendas o el agua de la ducha y la cocina, de cara a los meses de otoño e invierno, el periodo en el que esos recibos suben exponencialmente por el mayor consumo.

Una factura media de gas de 100 euros al mes pasará a suponer unos 86,80 euros cuando se aplique la medida del IVA, previsiblemente a partir de octubre y al menos hasta el mes de diciembre. Es decir, implicará un ahorro medio de unos 13,20 euros al mes.

La rebaja del IVA corre un riesgo, como el que ha tenido esa misma medida en la factura de la luz: que los consumidores dejen de notarla si el precio de la materia prima se incrementa como lo ha hecho en los últimos meses. En el caso del recibo eléctrico, el IVA pasó del 21% al 10% desde junio del año pasado, y desde esta primavera se encuentra en el 5%, el mínimo legal exigido por la Unión Europea.

Sin embargo, el coste de generar electricidad ha aumentado en los últimos meses y prácticamente se ha comido la rebaja que suponía la reducción del IVA. En el caso del gas, las estimaciones apuntan que su precio seguirá siendo alto en los próximos meses.

Los recibos del gas comenzarán a notar la rebaja del IVA cuando comiencen a emitirse en noviembre. Será justo un año después de la primera medida aprobada por el Ejecutivo para limitar el alza del precio del gas en el mercado internacional. Entonces, impuso un tope a las subidas en la tarifa regulada (TUR) para evitar que absorbiera el incremento del 130% en el coste de esa materia prima registrado el pasado verano.

Entonces el gas estaba en niveles que hoy se antojan irrisorios: si en septiembre de 2021 su cotización superaba los 20 euros por megavatio hora (Mwh), este juevesl a referencia se sitúa por encima de los 250 euros/Mwh. Es decir, diez veces más caro, incluso por encima de los 200 euros/Mwh que registró en marzo, justo después de la invasión rusa de Ucrania.

Con aquel tope a la TUR, la subida limitada fue del 4,34% de media, frente al 35% que habría resultado de la fórmula automática que se aplicaba hasta entonces, según explicó el Gobierno. En los dos trimestres posteriores se ha aplicado aunque con un impacto menor, al ir compensando esa diferencia entre el precio real y el limitado por Moncloa.

En cualquier caso, a cierre de marzo de este año, tras el fin del invierno, había acogidos a la denominada TUR 1,5 suministros, unos 17.000 menos que el pasado septiembre. El 80% de los consumidores optan por el mercado libre, aunque sus tarifas suelen ser más caras, pero estables.