Factura de la luz. / r. c.

El Estado recauda 262 millones menos por la rebaja del IVA eléctrico

El déficit público baja al 4,23% del PIB hasta septiembre y el de la Seguridad Social asciende a 5.937 millones hasta octubre, el 0,49% del PIB

CLARA ALBA Madrid

El Gobierno apura los últimos meses del año para cuadrar su hoja de ruta presupuestaria e intentar compensar la caída de ingresos provocada por algunas de las medidas adoptadas este año para paliar el impacto de la pandemia en los consumidores. Entre las más destacadas, la reducción del IVA en la factura eléctrica, del 21% al 10%, que ya ha costado una caída de los ingresos de 262 millones de euros a las arcas públicas.

Así se desprende del informe mensual de contabilidad del Ministerio de Hacienda, en el que salen a la luz otras cifras que evidencian el efecto en la caja de la medida, a la que habría que sumar la rebaja del tipo de gravamen del impuesto especial sobre la electricidad del 5,11% al 0,5% y que ha supuesto un impacto de 72 millones desde su entrada en vigor el pasado 16 de septiembre.

A cambio, el Estado ha aumentado la recaudación en otros puntos presupuestados para este año, como la subida de tipos en el impuesto sobre las primas de seguros, que han sumado 391 millones de euros a la recaudación, o la de la subida del IVA del 10% al 21% para las bebidas azucaradas (+242 millones).

Pese a todo, los datos conocidos este lunes evidencian que hay nuevas figuras que no están cumpliendo con los objetivos previstos inicialmente. Destaca, por ejemplo, la débil recaudación del impuesto sobre las transacciones financieras, la conocida como 'Tasa Tobin', que apenas ha sumado 237 millones hasta octubre, frente a los 850 millones previstos en un principio por el Gobierno. Lo mismo ocurre con la 'Tasa Google', con una recaudación de apenas 95 millones de euros. Muy lejos de los 968 millones estimados por el Ejecutivo para el conjunto del año.

Déficit del Estado

La evolución de los ingresos y gastos de los últimos meses ha dejado el déficit del conjunto de las administraciones públicas, excluida la ayuda financiera, en 51.147 millones de euros hasta septiembre, lo que supone restar 26.508 millones respecto a un año antes (-34,1%). En total, desciende al 4,23% del PIB.

Por otro lado, el déficit del Estado hasta el mes de octubre se situó en el 4,48% del PIB, hasta los 54.191 millones de euros. Según indican desde el Ministerio de Hacienda, este resultado se debe a un significativo incremento de los ingresos no financieros del 19%, frente al comportamiento de los gastos, que crecen a un menor ritmo, con un alza del 11,6%.

En cuanto al déficit público hasta septiembre, el de la Administración Central aglutinó la mayor parte, con 53.332 millones, el 4,41% del PIB, y dentro de este, el déficit del Estado se redujo a la cifra de 53.350 millones, lo que equivale también al 4,41% en términos de PIB.

Seguridad Social

Por otro lado, la Seguridad Social registró un saldo negativo de 5.936,9 millones de euros en los diez primeros meses del año, el equivalente al 0,49% del PIB, según los datos publicados este lunes por el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones.

Esta cifra es la diferencia entre unos ingresos por valor de 139.780,3 millones de euros, que suben un 3,2% interanual, y unos gastos por importe de 145.717,3 millones, cifra un 3,3% superior a la del mismo periodo del año pasado.

En términos de caja, la recaudación líquida del sistema alcanzó los 135.433 millones de euros en los diez primeros meses del año, lo que representa un incremento del 2,7% interanual. Por su parte, los pagos arrojan un aumento del 3,3%, hasta un total de 145.620,7 millones de euros.

Los ingresos por cotizaciones subieron casi un 8,1% entre enero y octubre, hasta los 107.095,7 millones de euros, tras aumentar la recaudación por cotizaciones de los ocupados un 9,4% (con 8.612 millones de euros más) y descender las cotizaciones de los desempleados un 7,5% (606,7 millones de euros menos que en el mismo periodo de 2020).

El Ministerio explica que los ingresos por cotizaciones de los ocupados todavía están afectados por las distintas medidas que el Gobierno ha puesto en marcha para hacer frente a la pandemia, como las exoneraciones de cuotas de los trabajadores en Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) que, hasta el 31 de octubre, han supuesto ingresar 1.750 millones de euros menos, así como las exenciones en las cotizaciones de autónomos perceptores de prestaciones extraordinarias.

Las transferencias corrientes totalizaron en los diez primeros meses del año 31.902,4 millones de euros, un 10% menos respecto al mismo periodo del año anterior. Dentro de este apartado, la partida más significativa es la correspondiente a las transferencias del Estado y Organismos Autónomos, que ascendió a 27.500,4 millones, lo que supone un descenso interanual del 4,2%.

Esto se debe, fundamentalmente, a que en 2021 no se ha recibido la transferencia que sí realizó el Estado en 2020 para equilibrar el impacto derivado del Covid.

Por el lado de los gastos, las prestaciones económicas a familias e instituciones alcanzaron los 134.012 millones de euros hasta octubre, un 3,4% más que en el mismo periodo de 2020. Esta cifra representa el 91,97% del gasto total realizado en el sistema de Seguridad Social. La mayor partida, 123.012 millones, corresponde a pensiones y prestaciones contributivas, con un crecimiento interanual del 2,6%.