Dos trabajadoras del hotel Servatur Wakiki ultiman los detalles para la reapertura del hotel, que tendrá lugar hoy tras más de un año cerrado al público. / ARCADIO SUÁREZ

El 70% de los establecimientos alojativos de Canarias apura los preparativos para reabrir el 1 de julio

El 'veto' británico retrasa aperturas que estaban previstas, sobre todo en Lanzarote y Tenerife. 400 complejos estarán operativos a partir del próximo jueves si bien las ocupaciones se prevén en el 50% este verano

Silvia Fernández
SILVIA FERNÁNDEZ Las Palmas de Gran Canaria

Unos 400 establecimientos hoteleros de las islas, el 70% del total, ultiman esta semana su puesta a punto para volver a abrir sus puertas el próximo jueves 1 de julio. En muchos casos los establecimientos llevan cerrados desde marzo de 2020, desde hace quince meses, y la reapertura implica un trabajo en profundidad que pasa por gestos tan simples como hacer correr el agua de los grifos de las habitaciones para comprobar que todo funciona bien.

Los empresarios, pese a que la demanda es aún baja y las ocupaciones se prevén en torno a un 50% este verano, apuesta por el sector y además de «querer empezar a normalizar» la situación busca coger ritmo para la temporada de invierno. Es la fuerte de Canarias, cuando no se enfrenta a la competencia de otros destinos en el Mediterráneo, y cuando se prevé la verdadera recuperación del turismo en las islas.

    En esta situación se encuentran la mayoría de las grandes cadenas que operan en las islas. Es el caso de RIU, Lopesan, Servatur, Barceló y Be Cordial, entre otros, que en julio van a abrir la práctica totalidad de sus hoteles.

    RIU reabrió esta semana el Oliva Beach de Fuerteventura y el 1 de julio lo hará con el RIU Garoé de Tenerife. Con estos tendrá abiertos todos sus establecimientos en las islas salvo el Palace Maspalomas, que está en obras y reabrirá el 30 de julio.

    Lopesan, por su parte, tendrá en julio todos sus hoteles abiertos salvo dos: el Costa Meloneras, que está en obras y el IFA Faro, que se reabrirá en invierno. En cuanto al Continental y al Catarina, se abrirán en próximas semanas aunque aún no hay fecha cerada, según fuentes cercanas.

    El grupo canario Be Cordial, por su parte, es un caso singular puesto que es una de las pocas cadenas que ha tenido todos sus establecimientos abiertos desde que reabrieron en 2020 pese a las dificultades y la baja ocupación. Ellos continúan y lo que harán el 1 de julio es abrir su primer hotel en la península: el Cordial Mijas Golf, con el que dan el salto al ámbito nacional. Un proyecto surgido en plena pandemia. «Creemos en el sector y en la recuperación. Mientras todos estaban hibernando sembramos y en breve llegará el momento de recoger los frutos», indica el director de la cadena Be Cordial, Nicolás Villalobos.

    Hace un mes la previsión de reaperturas en el sector era más elevada pero el 'veto' del Reino Unido a Canarias, a la que sigue teniendo en semáforo ámbar y para cuyos turistas reclama varias PCR a la vuelta al país, provoca que muchos establecimientos opten por seguir cerrados. En Gran Canaria y Fuerteventura se dan varios casos de complejos que no abrirán. Sin embargo, es Lanzarote y Tenerife las islas que tendrán menos aperturas en julio al ser los destinos con mayor peso del turismo británico.

    En el caso de Lanzarote, como apunta la presidenta de Asolan, Susana Pérez, la planta alojativa ha estado operativa este mes al 50% y para julio se prevé que suba hasta el 60%. «Si los británicos permiten viajar abrirán más. Si no se mantendrá en ese porcentaje», indica Pérez, que recuerda que las ocupaciones previstas para el verano y estimadas en un 40-50% tampoco animan.

    En el caso de la isla de Tenerife, la situación es similar. Según fuentes de Ashotel, actualmente hay abiertos un 50% de los establecimientos asociados a esta patronal y de cara a julio se prevén abrir 22 más, cinco en la zona norte y 17 en el sur. «Seguimos pendientes de que los británicos muevan ficha. Si lo hacen abrirán más», apunta. La situación de estas islas provoca que haya cadenas, como Gloria Palace, que van a tener en julio abiertos todos sus hoteles en Gran Canaria pero mantienen cerrado Lanzarote.

    En esta isla, la presidenta de Asolan reclama a las aerolíneas la puesta en marcha de más vuelos y frecuencias para destensionar los precios. Según indica Pérez, hay demanda pero el problema es que no hay plazas con lo que los precios «están disparados». La patronal ha hecho una petición formal a las aerolíneas para que aumente los vuelos.