Eroski cierra el híper de El Mirador y abandona Canarias

21/01/2020

La enseña vasca se deshizo en 2018 del centro comercial por 45 millones para pagar a sus acreedores pero mantuvo la actividad del supermercado.

ETIQUETAS:

Casi diez años después de que el grupo Eroski desembarcara en Canarias con la apertura de un hipermercado de 11.300 metros cuadrados en el centro comercial de El Mirador (del que era promotor), la enseña vasca abandona el archipiélago. El próximo mes de abril Eroski cerrará este híper, según se comunicó el viernes a la plantilla, y a sus 50 trabajadores se les dará la opción de trasladarse a otros centros de la red comercial en la península, lo que a efectos prácticos y en la mayoría de los casos supondrá su despido.

Desde el grupo Eroski se indicó ayer que la enseña ha intentado «por todos los medios» evitar el cierre de un híper de escasa rentabilidad. Incluso se ha tratado de encontrar un comprador. «Se han valorado todas las posibilidades para tratar de vender el negocio a otro operador que pudiera viabilizar el hipermercado pero no ha sido posible», indican estas fuentes.

El grupo Eroski y el empresario canario Ambrosio Jiménez planearon y promovieron el proyecto del Parque Marítimo de Jinamar, que incluía los centros comerciales de Las Terrazas y El Mirador, de 180.000 metros cuadrados, en pleno boom económico y cuando aún no se atisbaba la dura crisis que estalló en 2007.

La apertura en El Mirador (inaugurado en noviembre 2010) de un hípermercado de Eroski era el primer paso para la entrada de la enseña vasca en las islas. Sin embargo, nada fue como se previó. A los devastadores efectos de la crisis sobre el comercio a Eroski se le unió la compra de los supermercados de Caprabo. Una operación realizada en 2007 por valor de 1.600 millones de euros y que endeudó al grupo en el peor momento de su historia.

Desde entondes, Eroski ha acudido a varias refinanciaciones de deuda con los bancos acreedores y ha tenido que ir a un agresivo programa de desinversiones de activos dirigido a obtener liquidez y pagar los vencimientos de deuda.

En los últimos años ha vendido más de 200 centros, entre supermercados e hipermercados, repartidos por toda la geografía española. Dentro de este plan de desinversiones Eroski vendió en noviembre de 2018 el centro comercial El Mirador a la socimi del empresario murciano Tomás Olivo (General de Galerias Comerciales) por 45 millones de euros. Eroski se desprendió del centro pero mantuvo la actividad del híper por el que pagaba un alquiler a Olivo. Cuatro meses más tarde vendió Las Terrazas a esta socimi por 42 millones. Ahora cierra también el híper y pone fin a su corta e intensa historia en Canarias.