Este verano 2000 'zapatitos' te están esperando en el CC El Muelle

'Zapatea el muelle' es el título de la exposición que recoge parte de la colección de miniaturas de zapatos que Josefina Torres, una vecina de Las Palmas de Gran Canaria, asesoró a lo largo de su vida.

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria

Josefina fue siempre una mujer muy adelantada a su época. En 1946, con solo 15 años, su cuñado le regala un zapatito de decoración de cerámica y a ella, que era una aficionada a la moda, le gustó tanto que comenzó una búsqueda por diferentes tiendas de la Canarias de la época. Tras conocer a su marido, un médico con el que empieza a viajar, su colección comenzó a crecer. «Mi abuela llevaba en sus viajes maletas vacías y papel de burbuja de embalar para poder traerse zapatitos de los lugares que visitaba», recuerda su nieta Josefina que es la comisaria de una colección de alrededor de 6.000 piezas diferentes, aunque no todas están expuestas.

Gracias a los compañeros médicos de su marido, que se unieron al sueño de Josefina, así como a amigos y familiares, las estanterías de su hogar comenzaron a llenarse de zapatitos. «En todas las fechas señaladas siempre había zapatos de regalo para mi abuela. Adoraba su colección. En una ocasión, desembalando uno de ellos, se cayó y se rompió. La pobre estuvo llorando durante días».

Esas estanterías repletas dieron paso a una habitación de casi 80 metros cuadrados donde la coleccionista fue colocando cada una de las miniaturas. La muestra, que podemos ver en el Centro Comercial El Muelle hasta el próximo 29 de agosto, está formada por más de 2000 zapatitos adquiridos en esos viajes alrededor del mundo, así como los obsequios de amistades conocedoras de su afición. Las piezas expuestas han sido recogidas en países de los cinco continentes y los materiales con los que fueron elaborados los zapatos son variopintos, desde cerámica, madera, ganchillo, cristal o metal.

Cada uno de ellos tiene una historia que contar. «A mi abuela le gustaba mucho el ballet, uno de sus preferidos es una bailarina que es tan etérea que parece que va a comenzar a bailar sola. Hay también una bota canaria que un artesano le hizo ex profeso para ella y un zapato que tiene más de 100 años y que le regaló la enfermera que la cuidó en sus últimos momentos». Josefina recuerda lo insistente que podía llegar a ser su abuela si con ello conseguía aumentar su preciada colección «En una ocasión se encaprichó en una boutique de Christian Dior de Nueva York, de un zapato de cristal que había en el escaparate, tanto insistió que al final acabaron regalándoselo».

La colección atesora piezas de incalculable valor, ya no solo sentimental sino económico. «Hay una colección entera de zapatitos con piedras de Svarovsky y oro y otra que se trajo de Inglaterra que son réplicas de zapatos usados por reyes y reinas de Inglaterra a lo largo de su historia».

Josefina falleció en 2008 y a pesar de ello su colección ha seguido aumentando porque a día de hoy todavía son muchos los amigos que regalan a su nieta zapatitos. «A mí todavía me emociona entrar en la sala donde están todos sus zapatitos porque me recuerda a ella colocándolos, mirándolos, dejándolo todo perfecto. Mi abuela hubiera querido que siguiera con la colección de zapatos, pero por ahora lo veo inviable porque en esa sala no cabe ni uno más».

La exposición que se puede visitar en el Centro Comercial el Muelle, de lunes a sábados en horario de de 10:00 a 22:00 horas cuenta con señalética en suelos para recordar la distancia de seguridad que debe mantenerse en la visita de la misma, así como dispositivos de gel hidroalcohólico para los asistentes.