J. Andrade

Las ventas del comercio textil se desploman y cierran 17.000 tiendas

La facturación del sector fue de 8.900 millones en 2021, un 16% menos incluso que en el año de la pandemia. Se emplea a 35.000 personas menos que en 2019

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZ Madrid

El sector textil no levanta cabeza. En los últimos dos años ha perdido un 57% de las ventas y se encuentra en una situación «muy complicada». El informe de la patronal Acotex presentado este jueves revela que la facturación del sector en 2021 ascendió a 8.900 millones de euros, lo que supone un descenso del 16% respecto al año anterior, en plena pandemia. Ese año las ventas ya se habían hundido un 41% respecto a 2019, cuando el sector facturó 18.100 millones de euros.

Eduardo Zamácola, presidente de Acotex, no es optimista con la recuperación del sector: «Hacer una previsión de cuándo llegaremos a cifras prepandemia es casi imposible, nadie esperaba que llegara la guerra de Ucrania, hubiera tantos problemas de suministro en el sudeste asiático por el covid ni que la inflación llegara a estos niveles». Zamácola explica que para llegar a cifras prepandemia habría que vender el doble de lo que se está vendiendo ahora, por lo que recuperar ese nivel a corto plazo es «absolutamente inviable, quedan años para ello».

Y la falta de ingresos ha afectado directamente a la red de establecimientos y al empleo. El informe revela que actualmente hay 44.672 tiendas textiles en España, 17.200 menos de las que había en 2019. A consecuencia de todos estos cierres, ha descendido el número de trabajadores en el sector un 5% en el último año. Hoy trabajan en el sector 163.846 personas, 35.200 menos que en 2019.

Y es que las familias españolas gastaron el año pasado en ropa una media de 786 euros, 117 euros menos que en 2020 y muy por debajo de los 1.256 euros que se gastaron de media en 2019. Los que más gastaron en ropa son los consumidores de País Vasco, Madrid y Castilla y León. Los que menos, los de Baleares, Canarias y Extremadura.

Las ventas por internet siguen muy por encima de las cifras registradas antes de la pandemia, llegando a representar ya el 15,5% de la facturación total, cuando en 2020 solo era un 8%. Sin embargo, no llega a las cuotas que alcanzó el año de la pandemia del 20%, debidas al confinamiento que obligaba a hacer las compras necesarias sin salir de casa.

«La ropa ya no es la prioridad»

«El sector no tiene músculo para aguantar mucho más, está agotado», aseguró Zamácola durante la presentación de los datos, quien además reconoció que «será razonable» un incremento de los precios de venta al público a lo largo de 2022 debido al aumento de los costes de las materias primas y la cadena logística.

El presidente de Acotex explica que ahora para el consumidor «las compras de ropa no son su prioridad a la hora de gastar» y eso puede conllevar más cierre de tiendas y que «las calles y barrios se queden sin vida». Considera que esta tendencia a comprar menos ropa se está asentando, no solo se debió a la pandemia y ahora a la guerra. «Desde 2008 somos mucho menos consumistas en textil y más cautos, la gente quiere viajar y comer bien, la ropa ya no es una prioridad», concluye.