Archivo

Siete de cada diez alimentos se encarecieron más del 5% en abril

El aceite se dispara un 75% en un año, de 2,34 euros el litro a 4,11 euros, lo que ha hecho caer la demanda un 30%

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZ Madrid

Hacer la compra es mucho más caro que hace un año. Los precios subieron un 8,3% en abril, según los datos de IPC, y la cesta de la compra es la gran afectada: el 73% de estos bienes de consumo se encarecieron por encima del 5% en abril respecto al mismo mes de 2021, según los datos de un informe de NielsenIQ.

Lo que más sube de precio es el aceite, que cuesta un 75% más que hace un año. Así, el litro de aceite tenía un precio medio en abril de 2021 de 2,34 euros, mientras que ahora la media son 4,11 euros. Este alza de su coste ha hecho reducir la demanda, con una caída del 32% del volumen de aceite vendido en abril.

La margarina es el segundo producto que más se ha encarecido, en concreto un 35% respecto a hace un año, y cuya demanda ha caído dos puntos. Le sigue la pasta, un 31% más cara, lo que lleva asociada una disminución del volumen de compra del 10%. Hace un año el precio de un kilo de pasta era de 1,72 euros mientras que ahora alcanza los 2,24 euros, revela Nielsen.

La bollería industrial se encarece un 25%, los alimentos infantiles y la mantequilla un 20%, así como las celulosas de hogar (papel higiénico, papel de cocina), un 17% más caras.

«Las tensiones vividas en los últimos meses están provocando importantes subidas de precios, en muchos casos en productos básicos de alimentación a los que es difícil renunciar o sustituir», explica Patricia Daimiel, directora general para sur de Europa de NielsenIQ.

Como consecuencia de la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores, los grandes supermercados han sufrido una caída de las ventas del 1,3% en los primeros cuatro meses del año en comparación con el mismo periodo de 2021. Los datos de la consultora indican que aunque se ha comprado un 1,3% menos que el año pasado, se ha gastado un 4,6% más por el incremento de precios, en total 97.000 millones de euros de gasto.

El 40% del gasto en frescos

La subida de precios de los alimentos afecta directamente a las familias españolas, sobre todo porque su presupuesto anual en frescos se situó en 1.900 euros en 2021, 300 euros por debajo del año de la pandemia a consecuencia del confinamiento pero un 8,6% más que en 2019.

Los datos del Observatorio de los frescos de Aldi revela que los productos frescos (fruta, verdura, pan, embutidos, carne fresca, pescado fresco y huevos) representaron un 41% del gasto total en alimentación de los hogares españoles en 2021, pero su consumo cayó un 6,7%.