IAG pierde 6.923 millones frente por la parálisis de vuelos en 2020

La compañía admite que, a pesar de las mejores perspectivas para este año, existe una gran incertidumbre sobre los viajes

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMARERO Madrid

El 'holding' que agrupa los negocios de Iberia, British Airways, Vueling y Aer Lingus ha registrado una de las mayores pérdidas acumuladas por una compañía durante 2020 como consecuencia del coronavirus. IAG se ha dejado 6.923 millones de euros frente al beneficio neto de 1.715 millones obtenido un año antes. El impacto de la pandemia, que derivó en las restricciones a los viajes que aún hoy se mantienen, han sido la causa de estos 'números rojos' en una de las cotizadas más afectadas por esta crisis.

La compañía ha reconocido un cargo excepcional de 3.061 millones relacionado con la suspensión de la contabilidad de coberturas de combustible (la fórmula que utilizan para comprarlos de forma anticipada a los grandes productores) así como la gestión de las divisas en los países donde opera, el deterioro de la flota que se encuentra prácticamente paralizada y los gastos de reestructuración laboral. A pesar de esta coyuntura, las acciones de IAG repuntan a estas horas más de un 2% en la Bolsa española.

El total de ingresos del 'holding' se situó en 7.806 millones, lo que supone un descenso del 69,4% respecto a 2019. La capacidad de transporte de pasajeros en el cuarto trimestre fue un 26,6% del total de 2019 y en el ejercicio fue un 33,5% del total de2019 y sigue viéndose afectada negativamente por la pandemia de coronavirus, así como por las restricciones de los gobiernos y las medidas de cuarentena.

Los planes de capacidad de transporte de pasajeros actuales para el primer trimestre de este año son alrededor del 20% de la capacidad de 2019, pero siguen siendo inciertos y estando sujetos a revisión. «La industria de la aviación apoya la voluntad de los gobiernos de colocar la salud pública como máxima prioridad. Se necesitará una hoja de ruta clara respecto al levantamiento de las restricciones actuales para que la gente pueda volver a volar llegado el momento correcto», ha señalado el consejero delegado de IAG, Luis Gallego.

«Sabemos que existe una demanda de viajes contenida y que la gente quiere volar. Las vacunaciones están progresando bien y las infecciones globales van en la dirección correcta. Pedimos normas internacionales comunes en cuanto a test y la implementación detarjetas sanitarias digitales para reabrir nuestros cielos con seguridad», ha añadido.