Elon Musk. / reuters

Musk amenaza a Twitter con romper el acuerdo de compra

El multimillonario ha acusado a la compañía de un «claro incumplimiento material» de sus obligaciones al no desvelar el número de cuentas falsas

Fernando Morales Rodriguez
FERNANDO MORALES RODRIGUEZ Madrid

Nuevo capítulo en la compra de Twitter por parte de Elon Musk. El hombre más rico del mundo amenazó este lunes con retirarse del acuerdo de 44.000 millones de dólares (41.992 millones de euros) para adquirir la red social al considerar que Twitter es reticente a proporcionar los datos sobre el número de cuentas falsas, spam y 'bots' que reinan en la plataforma.

En una carta remitida por los abogados de Musk a la dirección de la red social, el multimillonario explica que da este paso en vista de la resistencia de la compañía para satisfacer sus demandas. El magnate lo considera un incumplimiento de las obligaciones del propietario de la empresa: «Twitter se niega de manera transparente a cumplir con sus obligaciones en virtud del acuerdo de fusión, lo que genera más sospechas de que la empresa está reteniendo los datos solicitados».

Es la primera vez que Musk amenaza con retirarse del acuerdo después de que en mayo paralizase «de manera temporal» la compra hasta que la compañía proporcionase datos sobre el número de cuentas falsas. La red social estima que tan solo el 5% del total de usuarios corresponde a cuentas falsas, aunque el también dueño de Tesla cree que esta cifra podría ser de al menos el 20%.

Bajan las acciones

Así, tras no creer en las «metodologías de pruebas laxas» que la compañía utiliza para medir el número de perfiles falsos, pidió conocer los datos para realizar su propio análisis de los usuarios. Tal y como aseguran sus abogados en la carta, «Musk claramente tiene derecho a los datos solicitados para que pueda prepararse para la transición del negocio y facilitar su financiación»,

Tras conocerse la carta enviada a la compañía y con la que Musk pretende presionar de nuevo en el proceso de compra, las acciones de Twitter se dejaban más de un 4% tras la apertura de Wall Street y cotizaban en 38,59 dólares, muy por debajo de los 54,20 dólares del precio de la oferta de compra planteada.

Fue en abril cuando Musk lanzó la oferta para hacerse con el control de Twitter, planteando como prioridades de su gestión la eliminación de los 'bots' y la verificación de todos los usuarios. Primero compró el 9% de la compañía para poder entrar así en el consejo de administración. Unas semanas después, Musk lanzó la oferta por el control de toda la compañía que cada vez está más en el aire.