La CCE, motor del progreso de Canarias

    Cargando reproductor ...
22/06/2018

La patronal de Las Palmas (CCE) celebró este jueves sus cuarenta años con un acto al que asistieron más de 250 personas. Manrique destacó el trabajo realizado y que ha llevado a la CCE a tener hoy el mayor respaldo empresarial de su historia. Su reto, mantener el compromiso con la sociedad canaria.

La Confederación Canaria de Empresarios (CCE) se vistió ayer de larga para la celebración de sus 40 años de historia. Fue una noche muy emotiva de reconocimiento a la que es hoy la organización empresarial más representativa de Canarias y que ha jugado un papel clave en el desarrollo de las islas.

El acto, que tuvo lugar en el acuario Poema del Mar, contó con la participación del presidente de Cepyme y vicepresidente de la CEOE, Antonio Garamendi, quien se postula como sucesor de Juan Rosell en la patronal a nivel nacional.

Los reconocimientos de ayer en la CCE, sin embargo, no se centraron en los ocho presidentes que han dirigido la organización desde su constitución, el 15 de junio de 1978. Ellos jugaron un papel clave pero la CCE la integran cientos de sociedades y a su servicio hay decenas de personas que trabajan cada día para que las empresas, generadoras de empleo y riqueza, sigan desempeñando su actividad. «Somos un amplio colectivo de hombres y mujeres, empresarios, directivos, ejecutivos y profesionales que cada día dedican su tiempo y esfuerzos a dignificar la figura del empresario, en hacer oír su voz como referente de nuestra económica y de nuestra sociedad y en demostrar lo que somos», indicó el secretario general de la CCE, José Cristóbal García, quien fue el primero en tomar la palabra.

García destacó el trabajo de las anteriores generaciones de la CCE y dio paso a dos vídeos, uno en el que se hacía un repaso histórico en los momentos clave vividos por la patronal, y otro en el que se daba cuenta de la evolución de la organización empresarial. «Hemos crecido sobre la humildad, el rigor, la profesionalidad y la fuerza que nos otorgan aquellos a los que representamos. Sobre esas cualidades ha crecido el prestigio y respeto de la CCE, una institución representativa, sólida, comprometida y consolidada», dijo García, quien indicó que la patronal sigue mirando al futuro con la misma ilusión.

En el mismo sentido se expresó el presidente de la CCE, Agustín Manrique de Lara, quien destacó el respaldo con el que cuenta esta patronal. «Llegamos a los cuarenta años con el mayor respaldo empresarial de la historia», indicó Manrique, quien destacó el papel de la patronal «en la vertebración de la actividad económica de Canarias».

En su discurso, el presidente de la CCE hizo especial mención a la transformación digital y la necesidad de que los empresarios se adelanten a los cambios y no dejen pasar las oportunidades del cambio la modernización. «Antes las empresas marcaban el ritmo del cambio a la sociedad con sus innovaciones, ahora es ésta, la sociedad, la que impone y exige una repuesta a los cambios que ella impulsa a la velocidad de vértigo», indicó.

El camino de la CCE, en sus palabras, es liderar esa transformación. «Debemos situarnos en primera línea de vanguardia, en beneficio de toda la sociedad. Nuestro reto es liderar y potenciar el cambio», manifestó.

En este punto, Manrique llamó a las organizaciones sindicales y las administraciones públicas para que se sumen al «esfuerzo por la modernización». «Lo hemos hecho bien en estos cuarenta años. Nos hemos profesionalizado, nos hemos integrado en las instituciones europeas e internacionales, hemos pasado a formar parte de las regiones más desarrolladas y comprometidas del mundo pero el éxito pasado no garantiza el resultado futuro», indicó Manrique.

En su intervención se refirió también al diálogo social y a la negociación colectiva y abogó por mantener el entendimiento con sindicatos y administraciones públicas. «Tienen nuestro compromiso de lealtad», dijo.

También se refirió al REF, la herramienta que «vertebra» el modelo económico y social de Canarias. Finalmente, indicó que la razón de ser de la CCE seguirá siendo la sociedad canaria. «Nos debemos a ella», manifestó.

El presidente de Cepyme, Antonio Garamendi, cerró el acto. Garamendi hizo una pequeña intervención en la que se refirió a la actual situación económica y temas como la modificación de la reforma laboral o el pacto salarial que se está negociando.