Avión de Air Europa, perteneciente al grupo Globalia. / R. C.

Iberia comprará Air Europa por menos del 50% de la oferta inicial

La aerolínea del grupo IAG pagará menos de 500 millones a Globalia, frente a los 1.000 millones pactados hace más de un año, como consecuencia del impacto de la pandemia en el negocio

Cristina Vallejo
CRISTINA VALLEJO Madrid

Más de doce meses y muchísimos avatares -hasta una pandemia mundial- han transcurrido desde que a principios de noviembre del año pasado IAG y Globalia anunciaran el acuerdo por el que Iberia compraría Air Europa por 1.000 millones de euros en efectivo. La operación estaba pensado que culminara en la segunda mitad de este año. Y esto último se ha cumplido -sólo a medias-, ya que si bien la fusión no está aún hecha, sendos consejos de administración, el de IAG y el de Iberia, han aprobado la operación antes de que haya terminado este fatídico 2020. Sólo que con un precio que supone un recorte superior al 50% del inicialmente propuesto: serán menos de 500 millones de euros los que terminará desembolsando la antigua aerolínea de bandera española para hacerse con su competidora.

En la junta general de accionistas de IAG celebrada a principios del pasado septiembre, su presidente saliente, Antonio Vázquez, si bien ratificaba el carácter estratégico de la adquisición de Air Europa, también anunciaba el proceso de renegociación abierto con Globalia sobre los términos del acuerdo para la compra, sobre todo en lo que al precio y a las condiciones financieras de la transacción se refería. La operación se tenía que adaptar a una «situación covid», la mayor crisis a la que se ha enfrentado el sector de la aviación en la historia reciente, más grave, sin duda, que la desatada por el 11-S o la financiera de 2008.

La virulencia de la crisis ocasionada por la pandemia ha tomado forma en el rescate público del que ha tenido que hacer uso Air Europa, por valor de 475 millones de euros a través de un préstamo participativo de 240 millones de euros y otro ordinario de 235 millones a devolver en seis años. Y precisamente, el pago en metálico de la compra de Air Europa por parte de Iberia se retrasará hasta el ejercicio 2026. La dirigida a Air Europa fue la primera inyección de capital público a través del fondo de apoyo a la solvencia puesto en marcha por el gobierno, dotado con 10.000 millones de euros y que está destinado a empresas en dificultades de sectores estratégicos.

Además de este apoyo, Air Europa recibió un préstamo de 140 millones de euros con el aval del Instituto de Crédito Oficial, a lo que hay que sumar otros 600 millones de euros que tiene de deuda. Pero tampoco IAG ha quedado indemne de la pandemia: en los primeros nueve meses del año sufrió unas pérdidas récord de más de 5.500 millones de euros. Además, IAG efectuó una ampliación de capital por valor de 2.750 millones de euros con objeto, no ya para hacer frente a la compra de Air Europa, sino para que el grupo emergiera de la crisis con más fortaleza. Hasta los años 2023 o 2024 no se espera que la demanda de pasajeros recupere los niveles de 2019.

La petición del rescate por parte de Air Europa hizo temer por que no pudiera ser posible la integración con Iberia, puesto que se podía entender que las ayudas no serían para reflotar a la línea aérea de Globalia, sino que el apoyo lo terminaría disfrutando la compañía del grupo IAG. También surgieron dudas sobre quién tendría que devolver las ayudas al Estado. Algunas de estas cuestiones han quedado solventadas con el acuerdo para pagar los menos de 500 millones de la operación coincidiendo con el momento en que se habrá de haber devuelto el rescate público. Asimismo, Iberia habría pedido a la SEPI que se abstuviera de contar con representación en el consejo de Air Europa, con objeto de que pueda ser posible el ajuste de empleo que quiere realizar. Por tanto, aún hay flecos pendientes de negociación entre Iberia, el Gobierno y su brazo inversor.