Un avión de Ryanair. / E. P.

La huelga en Ryanair se recrudece y se prolongará hasta después de Navidad

Los sindicatos anuncian nuevos paros de 24 horas de lunes a jueves desde el 8 de agosto y hasta el 7 de enero

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOS Madrid

El conflicto entre los trabajadores y Ryanair, lejos de apaciguarse, se recrudece. El mismo día que tenía lugar la undécima jornada de huelga, los sindicatos USO y SITCPLA, que representan a los tripulantes de cabina de la compañía aérea irlandesa, decidieron no dar marcha atrás y convocar nuevas jornadas de paros en pleno verano, pese al caos que está generando entre los viajeros, con multitud de vuelos cancelados y retrasos.

Concretamente, los sindicatos, tras consultar a los trabajadores, programaron huelgas de 24 horas, de lunes a jueves, semanalmente, desde el próximo 8 de agosto y hasta el 7 de enero de 2023, ambos incluidos, por lo que tendrán lugar durante todo el verano y también en Navidad, salvo que la empresa reconsidere y mejore los salarios y condiciones de trabajo de sus empleados.

USO y SITCPLA denunciaron este miércoles en un comunicado que Ryanair no ha mostrado «el más mínimo intento de acercamiento» hacia ellos; al contrario, señalaron que ha manifestado públicamente su «negativa a entablar cualquier diálogo con los representantes elegidos por sus tripulantes, por lo que se han visto obligados a continuar con la huelga y convocar nuevas jornadas, escuchando a los trabajadores».

Salarios prepandemia

Los sindicatos reclamaron una vez más a la aerolínea retomar la negociación de un convenio colectivo «que recoja unas condiciones laborales dignas y bajo la legislación española para sus trabajadores». Exigen 22 días laborables de vacaciones anuales; 14 festivos legalmente establecidos; la concesión de los derechos de guarda legal, concreción y reducción de jornada; el abono de los niveles salariales previos a pandemia, tal y como la Audiencia Nacional ya falló en su sentencia; el fin de la contratación de trabajadores a través de cesión ilegal de trabajadores, también condenado por la Audiencia, y el respeto al legítimo ejercicio del derecho a huelga por los trabajadores.

Además, reivindican la readmisión inmediata de los once trabajadores despedidos durante las anteriores convocatorias de los meses de junio y julio por secundar el derecho constitucional a huelga, así como la paralización y archivo de todos los expedientes sancionadores abiertos a aproximadamente un centenar de trabajadores con motivo de los paros anteriores.

La undécima jornada de paros provocó este miércoles un total de nueve cancelaciones y 141 retrasos.

Las cancelaciones se han producido en los vuelos de Barcelona-El Prat con Bruselas, Milán y Londres (ida y vuelta), entre Madrid y Palma de Mallorca (ida y vuelta) y otro vuelo entre Dusseldorf y Málaga.

Temas

Ryanair