Economía circular, un sector que echa raíces en Canarias

31/10/2019

Se prevé que este sistema experimente un aumento de un 350% en los próximos diez años. Canarias pretende que en el año 2030 se pueda reciclar alrededor de un 65% de los residuos generados.

La economía circular ha llegado a Canarias abriendo el abanico de posibilidades de negocio. Este modelo económico se basa en ampliar el tiempo de uso de productos, materiales y recursos, reduciendo residuos. Este sistema propone un uso más eficiente de los recursos medioambientales y energéticos, lo que a su vez abre oportunidades de negocio y fomenta la innovación y la creación de puestos de trabajo.

Canarias avanza hacia la economía circular con la reutilización de residuos, que aborda el Plan Integral de Residuos de Canarias (Pircan) para una gestión más eficiente de los materiales. En este sentido, tal y como ha informado la consejería de Sostenibilidad del Gobierno de Canarias, en 2030 las islas reciclarán un 65% de los residuos producidos, lo que supondrá un incremento en esta actividad de un 350% en los próximos diez años.

Para alcanzar este objetivo se han puesto en marcha diferente medidas en las islas, como el proyecto del futuro Parque Tecnológico de Gran Canaria - Área Experimental de Economía Circular, una planta que tendrá 5.000 metros cuadrados y una potencia de 475 kilovatios, que generarán 1.770 módulos fotovoltaicos.

Del mismo modo se ha puesto en funcionamiento un sistema para crear compost orgánico en la planta del Ecoparque Sur, con 180 toneladas cada dos semanas, a partir de residuos orgánicos. Del mismo modo, también se ha implementado la producción energética mediante el biogás generado por los residuos de las dos plantas de tratamiento que funcionan en Gran Canaria.

Entre los beneficios de la economía circular está el impulsar el valor de los productos y materiales durante el mayor tiempo posible, así como reducir al mínimo los residuos y el aprovechamiento al máximo de la materia prima natural. De esta forma se fomenta el reciclaje integral, la protección del territorio y medio ambiente, a la vez que se genera empleo, se promueve la innovación y se incrementa y se impulsa el sector primario.

Materiales biodegradables. La apuesta por la economía circular también pasa por la elaboración de envases y etiquetas biodegradables, que regresen al sistema en forma de nutrientes asimilables por el suelo. Este es el caso, por ejemplo, de la nueva etiqueta del plátano de Canarias, que procede de plantaciones controladas de pulpa de madera totalmente compostable y 100% biodegradable. Esta iniciativa representa el compromiso del sector platanero con la economía circular, el medio ambiente y la sociedad.

El enoturismo en Canarias une sector primario y turístico a través de experiencias sostenibles.

También procedentes de los cultivos de plátanos nace una innovadora solución verde para acabar con los plásticos. Según los estudios de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC), las fibras de las plataneras podrían ser en unos años una fuente de material para crear bolsas para la agricultura, pienso para peces y tejidos, así como refuerzo en piezas de todo tipo.

Economía circular, un sector que echa raíces en Canarias
Enoturismo, vidrio y riqueza

Sector. El enoturismo ha llegado a Canarias como nueva fórmula para visitar y conocer las islas, con experiencias y actividades en torno a los productos agroalimentarios locales. Esta propuesta supone una gran oportunidad para el sector primario, que se enlaza con el terciario a través de un turismo ecológico, sostenible y respetuoso con el medio ambiente.

Tendencia. A esta línea se unen negocios de cultivos ecológicos, plantas de producción, bodegas y queserías, entre otros ejemplos del desarrollo del enoturismo y el turismo gastronómico en las islas.

Experiencias. Más de una veintena de negocios han encontrado en el vino un nicho de mercado de gran potencial, con restaurantes, bodegas, establecimientos hoteleros, degustaciones y catas, así como rutas guiadas, entre otras muchas actividades. Quesos, gofio, aloe vera, cerveza artesana, son solo algunos de los subsectores que se han ido sumando a esta tendencia, que ha encontrado en la agricultura, la ganadería, la tradición de los productos típicos y una serie de actividades turísticas la oportunidad de crear experiencias diferenciadas y demandadas por los visitantes.

Bodegas. Con el objetivo de impulsar este sector como fuente de riqueza para el archipiélago, ya más de una docena de empresas se han unido en el recientemente creado Clúster de Enoturismo de Canarias. Actualmente figuran dentro de este clúster trece bodegas y dos empresas turísticas, que representan a las islas de Lanzarote, Tenerife, El Hierro, La Palma, Gran Canaria y Fuerteventura.

Organización. Esta asociación cuenta con el respaldo técnico de la entidad de innovación ADP Canarias, así como de la Universidad de La Laguna a través de la Cátedra de Agroturismo y Enoturismo de Canarias y el Instituto Canario de Calidad Agroalimentaria, entre otras organizaciones.