La pandemia ha derivado en una crisis económica y social pero Canarias cuenta con factores que ayudan para la salida. / Juan Carlos Alonso

Diez razones para ver luz en el túnel del parón de la actividad económica

CANARIAS7

Cuesta encontrar razones para el optimismo cuando se afrontan las cifras diarias de contagios por el coronavirus en todo el mundo, se refrenda la incapacidad de los gobiernos europeos para articular políticas comunes, y las cifras de paro colocan al observador ante un precipicio solo 'maquillado' por los miles de trabajadores que continúan en situación de ERTE. Sin embargo, si se hace un análisis con algo más de frialdad y de perspectiva en el tiempo, hay elementos para cierta confianza sobre la capacidad de recuperación de las islas. No será fácil pero el archipiélago, pese a los condicionantes de lejanía e insularidad del territorio continental europeo, tiene algunos elementos diferenciadores, en especial respeto al resto de autonomías. CANARIAS7 repasa esos factores, que pueden ser pilares para una recuperación que, en todo caso, será lenta y difícil y que tiene como gran reto que la brecha social que ya existía antes de la covid-19 no se agigante.

  • 1

    Plan de reactivación. Consensuado. Canarias fue la primera autonomía en poner sobre la mesa la necesidad de encarar la crisis derivada de la pandemia con un plan de reactivación, que implique a todas las administraciones, empresarios y agentes sociales y que concite el mayor consenso posible. La propuesta nació del Gobierno de Canarias y ya consiguió el refrendo parlamentario.

  • 2

    Sintonía con Madrid. Presupuestos.La actual crisis coge a Canarias con sintonía política entre el Gobierno regional y el nacional. No siempre eso conlleva que todo lo que proponga Canarias sea aceptado al 100% en los despachos ministeriales, pero a fecha de hoy sí hay acuerdo en cuanto a dar respuesta a las demandas canarias en los Presupuestos Generales del Estado.

  • 3

    La situación sanitaria. Del primer caso a sin toque de queda.Canarias fue el primer lugar de España con un positivo por covid-19 y también donde se registró el primer confinamiento -en el hotel de H10 en Adeje-. Sin embargo, el hecho insular y la capacidad de respuesta sanitaria han permitido a día de hoy ser una excepción en un país con un toque de queda generalizado. Es un activo a tener en cuenta y que proyecta al exterior una buena imagen de Canarias. La combinación de oferta sanitaria pública y privada de calidad es otro activo complementario para el turismo.

  • 4

    La fortaleza como destino. Turismo.Canarias optó por el 'turismo cero', una apuesta extrema que contribuyó al buen resultado sanitario, pero que tuvo y tiene un gran impacto económico. Nadie sabe a día de hoy si el turismo volverá a ser lo que fue en todo el mundo y cuándo, pero en todo caso las islas mantienen intacto su atractivo como destino y una oferta alojativa que en los últimos años había crecido en calidad. Cuando se reactive el turismo, Canarias estará en mejor disposición que otros destinos.

  • 5

    Obra pública. Dinero estatal y proyectos para Europa. La crisis llegó con la autonomía y gran parte de las administraciones insulares y locales saneadas, incluso con superávit y remanentes. Madrid ha flexibilizado el uso de esos fondos y hay una decidida apuesta, tanto desde el Gobierno central como del europeo, por la inversión pública. Pero una inversión que pasa por criterios de sostenibilidad ambiental, digitalización y en gran medida diversificación productiva. Ayuntamientos como el de la capital grancanaria acaban de presentar su Pacto Verde, encaminado precisamente a afrontar obras de infraestructuras acogidas a ese 'paraguas' europeo.

  • 6

    Actividad portuaria. La Luz y Las Palmas, referencia atlántica. Pese a que el tráfico de cruceros se paralizó con el estado de alarma y la pandemia, el negocio portuario en Las Palmas es de los que mejor ha soportado el estallido de la crisis. En tiempos de incertidumbre, los lugares que son símbolo de seguridad y calidad en el servicio se convierten en refugio, y eso es lo que ha sucedido con el puerto de la capital grancanaria. Sigue manteniendo el empleo, se afianza como referencia en este lado de la costa africana y ahora afronta el retorno progresivo del negocio de cruceros.

  • 7

    El negocio de proximidad.El comercio local. La pandemia transformó las pautas de consumo pero el comercio local ha visto una ventana de oportunidad. La 'tienda de toda la vida' ha recuperado protagonismo entre un consumidor que también quiere contribuir, en la medida de sus posibilidades, al sostenimiento de la economía local.

  • 8

    Innovación y universidades.Investigación. Canarias tiene que poner en valor el hecho de contar con dos universidades públicas de largo recorrido académico e investigador y también centros universitarios privados. En ellos hay potencial formativo, investigador, de innovación y desarrollo, que son factores clave para la recuperación y para una diversificación que no pasa por renunciar al turismo, sino por reducir esa dependencia, que roza casi la condición de monopolio económico.

  • 9

    El factor 'verde'. Desarrollo sostenible.Ya está casi superado el tradicional antagonismo entre crecimiento y sostenibilidad. La conciencia ecológica y la apuesta por la sostenibilidad ha sido adoptada incluso por las grandes corporaciones industriales que hasta hace pocos años eran referencia de contaminación. Canarias camina a pasos acelerados para una transición ecológica que cuenta con un proyecto de ley autonómico que potencia ese modelo sostenible. En Gran Canaria, proyectos como el de la central hidroeléctrica de Chira-Soria están llamandos a revolucionar el modelo energético.

  • 10

    África como oportunidad. La experiencia privada y la apuesta pública.Si Canarias consigue convencer a la Unión Europea, e incluso al Gobierno central, de que el desarrollo de África es conveniente no solo para los africanos sino para el equilibrio internacional -y el drama migratorio obliga a esa reflexión-, Canarias puede jugar un papel relevante por su proximidad, la mejora progresiva de las comunicaciones en los últimos años y el 'know how' en sectores como el desarrollo de infraestructuras y el propio turismo. Los pasos incipientes que se habían dado y algunas experiencias de éxito en el ámbito privado deben retomarse desde el sector público cuando la situación sanitaria lo permita.