«Consumir productos elaborados en Canarias ayudará a salir de esta situación»

Alberto Artiles Castellano
ALBERTO ARTILES CASTELLANO

Vicepresidente de la asociación de industriales de Canarias en el anterior mandato, asumió el cargo el pasado junio condicionado por los efectos la crisis de la Covid-19. Anteriormente Raúl García presidió también Asinca en Santa Cruz de Tenerife, además de ser consejero delegado del grupo Montesano, vicepresidente de la CEOE de Tenerife y tesorero de la Asociación Nacional de las Industrias de Carne de España.

– En una coyuntura compleja, condicionada por la crisis sanitaria, ¿Qué diagnóstico hace de la situación económica de Canarias hoy?

– La situación es muy preocupante. Se mantiene una muy baja actividad como consecuencia del cero turístico y esto afecta a todos los sectores, no solo el industrial. Se extiende a cualquier actividad profesional y empresarial, hasta de índole personal. Y esta preocupación puede ser más grave conforme avance la situación, no solo por desempleo sino por el recorte de salarios que afectará a las familias.

– ¿Cree que la exclusión de Canarias de medidas más restrictivas como en otras comunidades puede amortiguar el golpe de la segunda oleada del coronavirus?

– El trato específico a Canarias, en base a los datos de incidencia de la Covid, ayudan a que la situación no sea desastrosa en el sector turístico gracias a que varios países levantaron el veto, con corredores seguros, para que sus ciudadanos puedan viajar a las islas. En este caso creo que se ha tomado la decisión correcta, como no podía ser de otra manera; sin embargo, la incertidumbre se mantiene ante la posibilidad de una relajación, que no la esperamos, en las islas o la situación en los países de origen.

– ¿Se agarra algún indicador que alimente la esperanza?

– Debemos ser realistas, pero dentro de ese realismo, tenemos que ser positivos. No me atrevo a decir optimista. Debemos mantener un ánimo favorable a la concienciación social, y por tanto que pueda mantenerse este buen estado para iniciar la recuperación. Se va viendo algo de luz, más en Canarias, pero hay que tener en cuenta cómo está el continente y ser prudentes.

– Asumió el cargo en un momento histórico para Canarias. ¿Qué balance hace de estos meses cargados de incertidumbre y retos?

– Digamos que yo entré en el momento en el que se empezaba a ver algo de luz. Fue a mi antecesor el que tuvo que llevar una interlocución en los meses de confinamiento y de estado de alarma. Desde que yo me incorporo, hemos seguido siendo muy activos en cuanto a esas relaciones entre nuestros asociados con la administración, informando cuál es nuestra situación. Pero también hemos seguido avanzando en cuanto a nuestro programa, porque la industria no se ha parado a pesar de que se ha reducido la actividad notablemente.

– ¿Cree que un momento disruptivo como el que estamos viviendo supondrá un cambio en los procesos y en el consumo global?

– Entiendo que debe haber una reacción clara en esta situación en cuanto a la relocalización industrial en Europa, y localización en el caso de Canarias. En los últimos meses hemos tenido una alta dependencia en ciertos productos, como los sanitarios y de protección. Tanto en Europa como en un territorio ultraperiférico y fragmentado como Canarias, con las dificultades de abastecimiento que tenemos aquí. En los momentos de mayor dificultad estuvimos muy atentos a que no hubiese ni un atisbo de condicionamiento al transporte con las islas para no quedar desabastecidos. En aquellos omentos los comercios minoristas de las islas pudieron abastecer a la población en buena parte gracias a la industria localizada en Canarias. Tiene que haber una industria fuerte en Canarias porque así se dará una respuesta eficaz e inmediata a una situación como la que vivimos.

– ¿Cuál es el sentir de los industriales en Canarias?

– El sentir es de preocupación, pero sin embargo la actitud es positiva ante la perspectiva de una recuperación. No tenemos un horizonte claro, pero mantenemos el ánimo porque aunque ha disminuido la actividad, sin embargo no hay una clara disminución del empleo industrial. Es muy variable pero, según nuestras encuestas, si el 88% de nuestras industrias esperan una disminución mayor al 10% de las ventas en este año; el 90% dice que hará una reducción de personal inferior al 10%. Por tanto, mayor caída de ventas, pero menor reducción de empleo del que se podía esperar. También las hay, dentro de ese escalado, que no harán ninguna reducción de personal.

– En estas circunstancias, el rol de Asinca es más importante aún.

– Sin duda. Asinca está trabajando constantemente para dar visibilidad al sector industrial. La diversificación de la economía en Canarias no tiene que conllevar que unas actividades desplacen a otras. La diversificación pasa porque lleguen actividades nuevas, pero las que permanecen, que se fortalezcan e incrementen su aportación a la economía del archipiélago. El primer paso para crecer es que se conozca y se valore al sector industrial en Canarias, y para eso tenemos que generar la confianza de los consumidores y que demanden el producto de la marca Elaborado en Canarias. No lo achaco solo al consumidor final por falta de valoración al producto canario, porque el isleño aprecia el producto hecho aquí, lo que ocurre es que aún hay mucho desconocimiento y problemas de accesibilidad hacia el producto elaborado en Canarias. Asinca trabaja para poner en valor nuestros productos y para ello necesitamos la ayuda de todos los sectores y la administración pública, apostando también por el producto kilómetro cero. También tenemos ejemplos de industrias de economía circular que no tienen visibilidad, como las plantas de recogida y reciclaje de residuos que generan mucha actividad.

– ¿Consumir productos de la marca Elaborado en Canarias puede ser una solución a la crisis?

– Claro que sí. Es una marca que ya nos identifica, es una cuestión de sensibilidad. La sociedad canaria cada vez la reconoce más porque, como dice nuestro eslogan, si compras un producto elaborado aquí, vuelve a ti. Contribuimos todos a la economía de Canarias, por lo que debe convertirse en un elemento de identidad de los canarios.

– ¿Cómo es el diálogo de Asinca con el Gobierno de Canarias?

– Estamos encontrando una interlocución muy fluida. Lógicamente hay unas consejerías con las que tenemos más relación: Industria sobre todo como es evidente, pero también Turismo, Hacienda, el área de Comercio... A pesar de las circunstancias, el diálogo con este gobierno de Canarias está siendo muy bueno y constructivo.

– ¿Qué mensaje se lanza a la sociedad canaria desde Asinca en esta situación de incertidumbre?

– Tenemos que contribuir entre todos, con el compromiso con lo nuestro, para volver a la normalidad. Será más fácil salir de esta situación si consumimos productos elaborados en Canarias. Desde Asinca estamos trabajando para que se pueda volver a una actividad normal lo antes posible. Estamos trabajando para mantener el empleo, para mantener la actividad, colaborando con la consejería de Industria en la estrategia de desarrollo industrial para el período de 2021 a 2025. Lo que estamos estudiando en ese documento son las dificultades del sector industrial en Canarias, sus fortalezas y necesidades con la perspectiva no solo de una recuperación, sino para fortalecer la economía de Canarias.