Excelencia

Clínica Quintana López, emprendedores en Santa Lucía

06/04/2018

El doctor Ariel Quintana López está muy satisfecho de su empresa, un referente regional y nacional que en la actualidad proporciona empleo a 26 personas y cuya máxima es la «búsqueda de la excelencia».

El doctor Ariel Quintana López es natural de Santa Lucía, concretamente de Casa Pastores. Con tan solo 29 años, en medio de la crisis económica, inició la gran aventura de su vida, crear una empresa en su municipio que hoy día, tras 5 años de andadura proporciona trabajo a 26 personas y es un referente no solo en la isla sino a nivel nacional. Apoya económicamente a varios equipos y atletas del municipio, así como eventos deportivos. Es autor de varias ponencias científicas en distintos eventos nacionales.

Tras finalizar sus estudios de Odontología en la Universidad Alfonso X de Madrid en 2006 y posteriormente en 2008 su Máster de especialización en Implantología, inicia su actividad profesional en Las Palmas y posteriormente se hace cargo de una clínica en Telde, que le sirve de experiencia y aprendizaje en la gestión clínica para el proyecto actual en Vecindario.

¿Cómo fueron sus inicios?

No fueron fáciles. Estábamos en el inicio de la crisis económica, pero lo consideré una etapa que me permitió adquirir experiencia y financiación para completar mi formación especializada.

Si, vemos que ha viajado mucho. Ibiza, Castellón, Barcelona, Los Ángeles, Universidad de Nueva York, Brasil, Universidad de La Habana, Marsella, Italia...

Siempre he considerado que la formación es muy importante en esta profesión y la mejor forma de obtenerla es acudiendo a los creadores de las técnicas que he querido aprender.

Pero tanto desplazamiento cuesta dinero. ¿Es caro formarse?

Depende. Considero que sale más caro no estar formado... Lo que he hecho es invertir en mí mismo para mejorar la atención a los pacientes. A eso me ha ayudado mi equipo. Cuando abrimos la clínica en la calle Joaquín Blume, éramos 4 empleados y 2 doctores, y durante estos años hemos ido rodeándonos de buenos profesionales, inquietos y con ganas de mejorar profesionalmente que son los que han permitido me ausentara cada cierto tiempo para mejorar mi formación.

¿Y ellos, no se forman?

Bueno, ellos también lo hacen. Tenemos una filosofía de búsqueda de la excelencia, por eso el diseño de nuestras instalaciones está orientado no solo a la práctica clínica, sino que dispone de elementos audiovisuales (cámara de cirugía en directo, microscopio odontológico) e instalaciones (Aula de Formación) que ayudan a la docencia y permiten un mejor y más rápido aprendizaje de las técnicas aplicadas. Hemos programado cursos específicos en nuestras instalaciones con ponentes de prestigio nacional e internacional, destinados a nuestros odontólogos y odontólogos externos. Aquí han acudido a recibir formación odontólogos de distintas localidades del archipiélago y península. La idea es ofrecer a los odontólogos canarios la posibilidad de mejorar su formación sin salir de la isla.

¿A mejor formación, más calidad?

Evidentemente, pero no es el único aspecto. Nosotros hemos sido la primera clínica de Gran Canaria que hemos incorporado desfibriladores a nuestras dependencias y todo el personal se ha formado y cuenta con acreditación oficial para su uso. Así mismo obtuvimos en 2016 la certificación ISO 9001 de calidad en la gestión y la UNE 179001 de calidad sanitaria en las Clínicas Dentales. Además, invertimos en I+D+i, centrándonos en el apartado de Innovación Tecnológica, con la adquisición e incorporación de maquinaria e instrumental con tecnología punta. Hemos sido de los primeros en incluir el flujo digital en la relación con el Laboratorio Dental, reduciendo al mínimo el uso de materiales contaminantes o descartándolos totalmente como ocurre con el departamento de Radiología, que es totalmente digital.

¿Y por qué en Santa Lucía?

Bueno, soy santaluceño, mi padre es médico y ejerce aquí, y aquí tengo a mis amigos y a mi gente. Soy muy familiar y con el apoyo de la familia se consiguen mejor los sueños. Siempre me han inspirado en que yo y los que me rodean sea capaces de: «hacer lo máximo para llegar a ser lo mejor que se es capaz de ser».