RC

La CEOE advierte de pérdida de empleo en 2023 por la presión fiscal récord sobre las empresas

El servicio de estudios de la patronal se opone a ligar salarios a la inflación y acusa al Gobierno de «castigar» al tejido productivo y de presentar unos Presupuestos con un gasto público «desmesurado»

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZ Madrid

Los empresarios denuncian que la presión fiscal sobre el tejido productivo alcanzará el 11% en 2023, superior a los niveles de 2019 prepandemia (10,3%) y un punto por encima de la media de los países de la Unión Europea (UE). El Instituto de Estudios Económicos (IEE), que forma parte de la CEOE, advierte de que esta «agresiva» subida de la presión fiscal empresarial (Impuesto de Sociedades más cotizaciones) supondrá una pérdida de competitividad.

De las medidas anunciadas por el Gobierno para 2023 en su plan de Presupuestos, son las empresas las que soportan en su mayor parte el incremento de impuestos, aseguran. Concretamente, recae sobre las empresas tres cuartas partes del total, 4.235 millones de euros, lo que consideran un «gran error» en un momento de desaceleración económica en el que están aumentando los costes de las empresas por las materias primas, la subida de la energía y los costes laborales.

Según sus cálculos, la presión fiscal total en España escalará hasta el 42,5% en 2023, dos décimas más que en 2022, después de todas las subidas de impuestas planteadas en los Presupuestos. Los ingresos tributarios presupuestados para 2023 son los máximos de la historia de España y superan en casi 50.000 millones (hasta los casi 263.000 millones de euros) a los de 2019, antes de la pandemia.

El IEE acusa al Gobierno de que los Presupuestos «castigan» al tejido productivo y suponen un gasto público «desmesurado»

Íñigo Fernández de Mesa, presidente del IEE, señaló este lunes durante la presentación del informe que esta penalización de la actividad de las empresas irá en detrimento de la generación de riqueza y de empleo, además de la pérdida de competitividad en un mundo cada vez más globalizado. Por ello, el organismo considera que las cuentas públicas «castigan» al tejido productivo español y suponen un gasto público «desmesurado» en un contexto de desaceleración económica.

En este sentido, el centro de análisis económico vinculado a la CEOE considera que hay un riesgo real de que la economía española pueda destruir empleo el año que viene a pesar de que la tendencia del mercado laboral hasta ahora ha sido positiva debido a esta mayor presión fiscal sobre las empresas en un contexto de desaceleración económica.

Pacto de rentas

El director general del IEE, Gregorio Izquierdo, destacó que su informe rebaja el avance del PIB para el año que viene al 1,2%, prácticamente la mitad que lo estimado por el Gobierno (2,1%). Se trata de una previsión en línea con lo anunciado por el FMI o el Banco de España. El servicio de estudios indica que el menor crecimiento se deberá, en gran parte, al menor impacto de los fondos europeos sobre la economía.

Respecto al pacto de rentas para controlar los efectos de la inflación, el IEE considera que su «línea roja» es la indexación de los salarios al IPC porque sería «un error» y «muy dañino» para la economía porque las empresas «no lo podrían soportar», indicó Fernández de Mesa.

Cae el consumo por los altos precios

En este contexto, BBVA Research revisa a la baja el crecimiento del consumo privado en España hasta el 1% este año, la mitad de lo previsto. Además, la previsión para 2023 cae más aún, del 2,4% estimado al 0,9% por el repunte de la inflación, el descenso de la renta y el encarecimiento de la financiación, explica el servicio de estudios en un comunicado.

De esta forma, el gasto real de los hogares a finales del próximo año se encontrará todavía un 5% por debajo de los niveles prepandemia. A su juicio, el deterioro en el consumo podría ser «acotado» si los hogares españoles comienzan a utilizar el ahorro que han acumulado desde comienzos de 2020. Según sus estimaciones, el exceso de ahorro atesorado por las familias durante los dos últimos años asciende a 130.000 millones de euros. Si los hogares desahorrasen durante los próximos dos años al mismo ritmo al que acumularon este ahorro, el consumo privado podría crecer casi 3 puntos adicionales de aquí a 2024, señalan.