El presidente de Naturgy, Francisco Reynés. / R. C.

Arrecia la batalla entre Naturgy e IFM a una semana del fin de la OPA

El fondo australiano se plantea la petición de dos sillones en el consejo de administración de la energética si la operación sale adelante

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMARERO Madrid

Apenas restan ocho días para que los accionistas de Naturgy se pronuncien sobre la OPA planteada por el fondo australiano IFM sobre la compañía energética, y los movimientos en una y otra parte se acrecentan. Tras la toma de posiciones sobre el futuro del dividendo de la firma y el plan estratégico, IFM habría planteado la incorporación de dos consejeros en el caso de salir adelante su oferta y tomar el 22,7% o al menos el 17% de la compañía. Una cantidad que se encaja con el 8,5% por cada consejero que hay pactado en Naturgy. El problema no es la petición en sí del fondo australiano sino lo que ha pedido para tomar esos dos puestos en el consejo, según informa Negocios Televisión.

Frente a la interpretación inicial del folleto de la oferta en la que simplemente se pedían esos dos puestos en el consejo y se daba por hecho que se haría con una ampliación del consejo, IFM ha indicado, según esas fuentes, que solicitará que no se amplíe el número de sillas del consejo de administración. Además, IFM pide que ya que son los minoritarios los que están reduciendo su participación sean los independientes en el consejo los que salgan para dejar su hueco a los consejeros de IFM. Los títulos de la eléctrica cotizan a estas horas prácticamente en plano, en el entorno de los 21,7 euros.

Una decisión que choca con los intereses de los minoritarios que quedan en el accionariado. Y tema más preocupante de cara a inversores internacionales. Se estaría incumpliendo el Código de Buen Gobierno Corporativo. «Algo a lo que IFM estaría dispuesto a renunciar con tal de no ampliar el consejo y tener sus asientos», señalan fuentes cercanas a la operación.

Esta nueva vuelta de tuerca al folleto de la oferta viene el día después de conocer que IFM estaría dispuesto a eliminar el dividendo de Naturgy. Algo que está en el plan estratégico recientemente presentado por la compañía.

Naturgy se ha visto obligada a emitir un comunicado a través de la CNMV en el que asegura que su consejo de administración «no ha considerado en ningún momento revisar los principios del plan estratégico recientemente aprobado».

En el caso del dividendo, Naturgy ha recordado a sus accionistas que su consejo de administración aprobó, por unanimidad, el pasado mes de julio un plan estratégico para los próximos cinco años que incluye una política de dividendos «compatible con la ambición de inversión y crecimiento, así como con una prudencia financiera que mantiene un nivel de rating BBB».

«Cualquier cambio en los principios de dicho plan estratégico requiere de una mayoría reforzada del consejo de administración», ha subrayado la compañía, que ha recordado además que la OPA de IFM es parcial y no tiene como finalidad excluir a Naturgy de cotización en los mercados bursátiles.

Esta comunicación del grupo para sus accionistas se produce después de que el vicepresidente de IFM Investors, Jaime Siles, afirmara este miércoles que no le preocupa la posible reducción del dividendo de Naturgy: «IFM es un fondo que por naturaleza no necesita dividendo, su prima es el crecimiento sostenible. Estaríamos preparados para eliminar el dividendo si esas son las circunstancias a las que se enfrenta la compañía», indicó.

La tensión entre ambas firmas va a más a pocos días para que concluya la opa parcial cuyo periodo de aceptación concluye el 8 de octubre, si no se amplía. La CNMV autorizó el pasado día 8 de septiembre la oferta pública voluntaria parcial de adquisición de acciones de Naturgy Energy Group formulada por el fondo de inversión australiano IFM sobre la energética española.

Jaime Siles, vicepresidente de IFM Investors, ha reiterado este jueves que, en el caso de que concluya favorablemente la OPA sobre el 22,7% de Naturgy, IFM GIF está dispuesto a revisar la política de dividendos de la compañía «en caso de ser necesario», tal y como se recoge en el folleto de la OPA autorizado por la CNMV. Así, detalla que dicha revisión podría resultar en una reducción «muy significativa del dividendo o incluso en su eliminación», para así cumplir con las condiciones establecidas por el Gobierno para autorizar la oferta y permitir las inversiones que requiera la compañía para poder afrontar su Plan Estratégico 2021-2025, estimadas en el entorno de los 14.000 millones de euros.

La aprobación de la CNMV se produjo una vez que el Gobierno ha autorizado la inversión exterior. El oferente ha aceptado todas las condiciones requeridas por el Consejo de Ministros, tal y como consta en el folleto. Este paso del supervisor precipita el calendario, porque el plazo de aceptación será de 30 días naturales a partir del día hábil bursátil siguiente a la publicación del primer anuncio con los datos esenciales de la oferta, finalizando también en día hábil bursátil.

La oferta se dirige a un máximo de 220.000.000 de acciones, representativas del 22,69% del capital de Naturgy. El precio ofrecido es de 22,07 euros por acción. El precio de 23 euros ofrecido inicialmente ha sido ajustado como consecuencia de los dividendos pagados por Naturgy el 17 de marzo y el 4 de agosto de 2021 por importe bruto, respectivamente, de 0,63 euros y 0,30 euros por acción.

La efectividad de la oferta está condicionada a la aceptación de un mínimo de 164.834.347 acciones, representativas del 17% del capital. En este sentido será clave el papel que tome CriteriaCaixa, el brazo inversor de La Caixa, que ostenta casi un 25% del capital de Naturgy.