El sector afirma que está igual que a finales de marzo y no puede seguir con la actividad. / C7

El alza imparable del combustible caldea los ánimos en el sector del transporte que baraja parar

El litro del carburante ha subido dos céntimos la última semana y ya ronda los 1,5 euros en Canarias. El sector asegura que «se ha comido» la bonificación de los 20 céntimos y reclama más medidas

Silvia Fernández
SILVIA FERNÁNDEZ Las Palmas de Gran Canaria

El aumento imparable que sigue experimentando el precio de los combustibles en Canarias - solo esta semana ha subido dos céntimos el litro- está caldeando los ánimos en el sector del transporte de las islas, que baraja paros como forma de llamar la atención de las administraciones.

La gasolina y el gasoil están esta semana en torno a 1,5 euros el litro mientras que los combustibles aditivados están por encima de los 1,6 euros en Canarias.

Hace dos meses, a finales de marzo el sector amagó con un paro que finalmente no celebró tras aprobarse medidas a nivel nacional, como la bonificación de 20 céntimos por litro de combustible, o elevar el Gobierno de Canarias la devolución del impuesto al gasóleo profesional al 99,9% con carácter retroactivo entre el 1 de marzo y el 31 de julio.

Estas medidas, sin embargo, se han quedado cortas por el constante encarecimiento de los combustibles, que ha sido de media de dos céntimos en las últimas semanas.

La bonificación se la han comido las subidas

«Los 20 céntimos de la bonificación se los han comido las subidas de los precios. Estamos en el mismo punto que hace dos meses», asegura el presidente de la Federación de Empresarios del Transporte (FET), Agustín Espino, que asegura que el sector está en una situación «insostenible».

Considera que las administraciones públicas deben involucrarse y marcar un «techo» a los precios del gasóleo profesional, puesto que la escalada alcista de los precios no parecen tener fin.

« Los 20 céntimos han sido una trampa. Ahora estamos como si no hubiera habido bonificación. El Gobierno debe fijar un techo en los precios para que el sector tenga tranquilidad», indica Espino, que asegura que el sector necesita combustible para su actividad y no puede seguir en esta situación.

«O se ayuda al sector o vamos a tener que parar porque esto es inasumible», indica, que asegura que los camioneros están perdiendo dinero yendo a trabajar.

Mayor implicación del Gobierno

«El Gobierno debe implicarse con este sector porque si no vamos a tener que parar», indica Espino. Según explica, negociar hoy los contratos por ejemplo con el sector turístico para el verano está siendo muy difícil por las oscilaciones del precio del combustible.

«Si lo pones al precio actual puedes perder dinero por la escalada alcista de los precios y si lo ponemos por encima el cliente te pregunta y es que no sabemos hasta dónde va a llegar», indica.

En principio se están cerrando precios con los turoperadores hasta septiembre y pendientes de renegociar «a la espera de lo que pueda pasar».

A nivel nacional, los transportistas, que protagonizaron a finales de marzo un parón de casi tres semanas y de graves consecuencias para otros sectores (como el industrial, que tuvo que parar su producción), están barajando volver a parar.

En Canarias, como apunta Espino, también existe ese espíritu por la gravedad de la situación.

Según indica, aunque «todo apunta» a que el Gobierno de España va a prorrogar hasta septiembre la bonificación de los 20 céntimos por litro (que en teoría acaba el 30 de junio), la ayuda ya se ha quedado corta. Además, falta saber qué hará el Gobierno de Canarias con la bonificación al impuesto al gasóleo profesional más allá del 31 de julio.

El secretario general de la FET, José Ángel Hernández, apunta que el sector «confía» en esas prórrogas. « Los transportistas están a la expectativa», indica Hernández.

Fin de los descuentos

La situación límite en la que se encuentra el sector se ha complicado esta semana después de los anuncios que han realizado varias de las petroleras que operan en las islas a los transportistas y que complican aún más su día a día.

Compañías como Disa, Cepsa y Repsol han reducido de forma sustancial los descuentos que realizan a los transportistas como grandes consumidores que son, lo que está generando gran malestar en el colectivo.

Las empresas aseguran que no han eliminado los descuentos que aplicaban y que podían llegar a ser de diez céntimos por litro sino que las subidas que ha sufrido el combustible se los ha comido. Sin embargo, el sector recela y duda de la justificación.

De igual forma, los transportistas de las islas han empezado a experimentar que el precio del combustible es más barato en las gasolineras que en los depósitos propios, a los que surten las petroleras.

Respecto a este asunto, el secretario de la FET, José Ángel Hernández, se muestra contrariado por esta situación difícil de resolver porque las estaciones de servicio no tienen capacidad ni surtidores de alta presión para abastecer a grandes vehículos como guaguas y camiones.

«No entendemos cómo se puede estar dando esta situación», indica Hernández. Algunas estaciones de servicio se están preparando para poder dar el servicio pero por ahora no está habilitado.

El Gobierno de Canarias no ha pagado un solo euro del transporte escolar

A pesar de que el pasado 29 de marzo la consejera de Educación del Gobierno de Canarias, Manuel Armas, y el consejero de Transportes, Sebastián Franquis, se comprometieron con el sector del transporte a hacerse cargo de los 13 millones que se les adeudan por las actualizaciones del IPC en las guaguas escolares (pendientes desde el año 2012), a fecha de hoy no se ha abonado ni un solo euro.

Armas se comprometió a pagar con carácter inminente dos millones de euros y el resto, 11 millones, se iban abonar en plazos, pero por ahora no se ha realizado ningún ingreso.

Como se recordará, este acuerdo fue una de las principales razones por las que el sector decidiera no ir a la huelga a finales de marzo y su incumplimiento ahora, caldea los ánimos entre las empresas de transporte. «Se está hablando de las actualizaciones del próximo curso pero de lo pendiente no hay nada y esto es uno de los caballos de batalla principales del sector», indica el secretario general de la Federación de Empresarios del Transportes (FET), José Ángel Hernández.

El presidente de la FET, Agustín Espino, se muestra muy molesto con este incumplimiento. En su opinión, desde la Consejería de Educación se aprovechan de que este curso escolar está próximo a terminar pero advierte de que, si no hay abonos antes de septiembre, habrá problemas en el inicio del siguiente.

«No se nos está haciendo caso y algo tendremos que hacer», indica Espino que critica la actitud de la consejera Manuela Armas. «Ni está ni se la espera ni está por la labor de buscar una solución y ahora lo tiene fácil porque está el verano por medio pero este se puede complicar para septiembre», advierte. Espino confía en que el presidente del Gobierno, Ángel Víctor Torres, tome cartas en el asunto y actúe con un sector «que no se merece este trato».